sábado, 28 de julio de 2012

PRINCIPE FEDERICO DEL REINO UNIDO. DUQUE DE YORK Y DE ALBANY.

Federico de Hannover. Nació el 16 de agosto de 1763 en el Palacio de St. James, Londres. Hijo del Rey Jorge III y de la Princesa Carlota de Mecklenburg-Strelitz. Desde la muerte de su padre en 1820 hasta su muerte en 1827, fue el presunto heredero de su hermano mayor, el Rey Jorge IV, tanto para el Reino Unido y como para el Reino de Hannover. Sus padrinos fueron el Duque de Sajonia-Gotha-Altenburg, el Duque de York y la Princesa Amelia. El 27 de febrero de 1764, cuando el Príncipe Federico tenía seis meses de edad, su padre aseguró su elección como Príncipe-Obispo de Osnabrück, en Baja Sajonia. Fue investido como Caballero de la Orden de la Jarretera el 19 de junio de 1771. Jorge III decidió que su segundo hijo debía seguir una carrera militar y lo nombró coronel el 04 de noviembre de 1780. De 1781 a 1787, el Príncipe Federico vivió en Hannover, donde estudió (junto con sus hermanos menores, Eduardo, Ernesto Augusto y Adolfo) de la Universidad de Göttingen. Ascendió a Teniente General el 27 de octubre de 1784, y fue nombrado Coronel de la Guardia Coldstream el 28 de octubre de 1784. Fue creado Duque de York y Albany, y Conde de Ulster el 27 de noviembre de 1784, y se convirtió en miembro del Consejo Privado. Conservó el obispado de Osnabrück hasta 1803, cuando, en el transcurso de la secularización que precede a la disolución del Sacro Imperio Romano, el obispado se incorporó a Prusia. En el verano de 1787, los periódicos americanos dijeron que había un complot del gobierno para invitar al Príncipe Federico a convertirse en "Rey de los Estados Unidos". A su regreso a Gran Bretaña, el Duque tomó su asiento en la Cámara de los Lores. El 29 de septiembre de 1791 en Charlottenburg, Berlín, y nuevamente el 23 de noviembre de 1791 en el Palacio de Buckingham, el Duque de York, se casó con la Princesa Federica Carlota de Prusia, hija del Rey Federico Guillermo II de Prusia y de Isabel Cristina de Brunswick- Lüneburg. El matrimonio no fue feliz, y la pareja pronto se separó. La Duquesa se retiró a Oatlands Park, situado en Weybridge, donde vivió hasta su muerte en 1820. De dicho matrimonio no nacieron hijos. En 1793 el Duque de York fue enviado a Flandes al mando del contingente británico del ejército de Coburgo destinado a la invasión de Francia. El Duque y su mando lucharon la campaña en condiciones extremadamente difíciles. El ejército británico fue evacuado a través de Bremen en abril de 1795. A su regreso a Gran Bretaña a finales de ese año, Jorge III le confirió el rango de mariscal de campo el 18 de febrero de 1795, y el 03 de abril de 1795, lo nombró Comandante en Jefe. La campaña de Flandes, había demostrado las numerosas deficiencias del ejército británico tras años de abandono, y un programa masivo de reforma fue promovido por el Duque de York en su nuevo rol como Comandante en Jefe del ejército británico. El Duque de York, renunció al cargo de comandante en jefe, el 25 de marzo de 1809, como resultado de un escándalo causado por las actividades de su última amante, Mary Anne Clarke. Clarke, fue acusada de vender comisiones militares amparada por el Duque. Dos años más tarde, el 29 de mayo de 1811, tras reveler Clarke que había recibido un pago para acusar al Duque, el Príncipe regente volvió a nombrar al ahora exonerado Duque de York Comandante en jefe. Tras la inesperada muerte de su sobrina Carlota, la Princesa de Gales, en 1817, el Duque se convirtió en segundo en la línea al trono, con grandes posibilidades de heredar. Esta oportunidad de convertirse en Rey mejoró aún más en 1820 cuando se convirtió en heredero presunto tras la muerte de su padre, Jorge III. El Duque de York, murió de hidropesía en su casa de Londres, el 05 de enero de 1827, a los 63 años de edad. Fue sepultado en la capilla de San Jorge , en Windsor.