martes, 17 de julio de 2012

PRINCESA AMELIA DEL REINO UNIDO.

Amalia de Hannover. Nació el 07 de agosto de 1783 en el Royal Lodge, Windsor. Hija menor del rey Jorge III del Reino Unido y de Carlota de Mecklenburgo-Strelitz. Como la hija del monarca, recibió el tratamiento de Su Alteza Real la Princesa Amelia. Sus padrinos fueron el Príncipe de Gales, hermano mayor de Amelia, la Princesa Real, su hermana mayor, y la Princesa Augusta Sofía. Habiendo pasado tan poco tiempo de la muerte de Octavio, y poco antes del final de la guerra entre Gran Bretaña y los Estados Unidos, el nacimiento de Amelia se consideró el comienzo de una nueva etapa de esperanza, y se esperaba mucho de ella, incluso desde el nacimiento. Como resultado de la muerte de sus dos hermanos, Amelia fue considerada como favorito de su padre. Desde muy temprana edad, Amelia era consciente de su rango. Desde el principio, las tres Princesas más jóvenes no recibieron tanta atención de sus padres como sus hermanas mayores, y pasaron una buena parte del tiempo lejos de los Reyes, comunicándose con ellos por carta. Al parecer las tres jóvenes Princesas eran mucho más salvajes que sus hermanas mayores. Amelia tenía sólo cinco años cuando su padre sufrió su primer ataque de locura. Como consecuencia del deterioro de la salud de su padre, ella nunca experimentó la cercanía y el afecto que había caracterizado a la familia. El matrimonio de sus hijas menores fue todo un problema, debido a que el Rey no quería separarse de ellas, y su esposa, temiendo que la locura regresara, evitaba el tema. Además, la reina, tensa debido a la enfermedad de su marido, quería que las Princesas permanecieran cerca de ella. Amelia y sus hermanas, Carlota, Sofía Augusta, Isabel, María y Sofía estaban demasiado sobreprotegidas y aisladas, por lo que fue difícil conseguirles pretendiente. A lo largo de su vida, Amelia estuvo a menudo mal de salud. A la edad de quince años comenzó a sufrir los primeros síntomas de lo que resultó ser tuberculosis. En 1801, la Princesa fue enviada a una cura balnearia en Weymouth para mejorar su salud. Entre los que se permanecieron con ella estaba el Excmo. Sir Charles FitzRoy, un escudero 21 años mayor que ella. Amelia se enamoró del escudero, y deseaba casarse con él. La Reina se enteró del asunto y acabó con esa locura. Aunque nunca perdió la esperanza de casarse con él, sabía que no podía casarse legalmente con FitzRoy, debido a las disposiciones de los matrimonios reales, aprobada por el Parlamento de su padre, al menos hasta llegar a la edad de 25 años, después de lo cual podía recibir la autorización del Consejo Privado. En 1808, Amelia tuvo un severo ataque de sarampión. Recién en 1809, su lenta recuperación le permitía dar ocasionales paseos cortos en el jardín. Sin embargo, en agosto de 1810 se agudizó su sufrimiento, y en octubre contrajo erisipela. Amalia murió el 02 de noviembre de 1810, a los 27 años de edad. Fue sepultada en el panteón real en la capilla de San Jorge, en Windsor.