viernes, 6 de julio de 2012

FEDERICO. PRINCIPE DE GALES.

Federico de Hannover. Nació el 01 de febrero de 1707 en Hannover, Alemania. Hijo del Rey Jorge II de Gran Bretaña y de la Princesa Carolina de Ansbach. Sus padres fueron obligados a abandonar el país cuando Federico tenía siete años de edad, quien quedó al cuidado de su tío abuelo Augusto Ernesto, Príncipe-obispo de Osnabrück. El Príncipe se convirtió en un aficionado a la bebida, el juego y las mujeres. La larga separación de sus padres dañó la relación, y nunca serían cercanos. En 1722, Federico fue inoculado contra la viruela por instrucciones de su madre. Su abuelo lo creó Duque de Edimburgo, Marqués de la isla de Ely, Conde de Eltham, Vizconde de Launceston y Barón de Snaudon. En 1728, Federico finalmente fue llevado a Gran Bretaña y creado Príncipe de Gales el 08 de enero de 1729. A diferencia del Rey, Federico era un aficionado a la pintura, patrocinando artistas inmigrantes, como Jacopo Amigoni y Jean-Baptiste Vanloo. Aunque en su juventud fue, sin duda, un derrochador y mujeriego, Federico se estableció a raíz de su matrimonio con la Princesa Augusta de Sajonia-Gotha en 1736. La boda se celebró en el Palacio de St. James. Augusta era hija de Federico II, Duque de Sajonia-Gotha y Altenburg, y de la Princesa Magdalena de Anhalt-Zerbst. De este matrimonio nacieron 9 hijos: Augusta Carlota, casada con Carlos II Guillermo, Duque de Brünswick-Wolfenbüttel; Jorge III Guillermo Federico, sucesor de su abuelo en el trono; Eduardo Augusto, Duque de York y de Albany; Isabel Carolina; Guillermo Enrique, Duque de Gloucester y de Edimburgo; Enrique Federico, Duque de Cumberland y de Strathearn; Luisa Ana; Federico Guillermo; y Carolina Matilde, casada con Cristian VII, Rey de Dinamarca y de Noruega. En mayo de 1736, Jorge II regresó a Hannover, lo cual provocó popularidad en Inglaterra. Finalmente, en enero de 1737, regresó a Inglaterra. Por conflictos entre padre e hijo, Federico fue desterrado de la corte del Rey, tomando como residencia Leicester House. Federico murió el 20 de marzo de 1751 en Leicester House, a la edad de 44 años, sin poder cumplir sus ambiciones políticas. Fue sepultado en la Abadía de Westminster el 13 de abril de 1751.