domingo, 29 de julio de 2012

CAROLINA DE BRUNSWICK. REINA CONSORTE DEL REINO UNIDO.

Carolina de Brunswick-Wolfenbüttel. Nació el 17 de mayo de 1768 en Braunschweig, Alemania. Hija de Carlos Guillermo, Duque de Brunswick-Wolfenbüttel, y de la Princesa Augusta del Reino Unido. En 1794, Carolina estaba comprometida con el hijo mayor del Rey Jorge III del Reino Unido y de Carlota de Mecklemburgo-Strelitz, Jorge, Príncipe de Gales. Al parecer, la futura novia era corta de genio, carecía de decoro y tacto, actuaba indiscretamente, y con frecuencia olvidaba bañarse y cambiar su ropa sucia. Carolina que decepcionada con su novio, ya que era muy gordo y no se parecía en nada a su retrato. La pareja se casó el 08 de abril de 1795 en la Capilla Real, Palacio de St. James, Londres. En la ceremonia, Jorge estaba borracho. Nueve meses después de la boda, Carolina dio a luz a la Princesa Carlota Augusta, único hijo legítimo de Jorge. Carlota fue segunda en la línea de sucesión al trono británico después de su padre. La matrimonio fue muy infeliz. Mientras ella se ganó el cariño del pueblo, él era muy impopularidad. En 1797 la pareja vivía en lugares separados. En 1806, los rumores de que Carolina había tenido amantes y un hijo ilegítimo dio lugar a una investigación sobre su vida privada. Los dignatarios que dirigieron la investigación concluyeron que no había "ningún fundamento" sobre los rumores, pero el acceso de Carolina a su hija fue restringida. A finales de 1811, el Rey Jorge III se volvió definitivamente loco, y el Príncipe de Gales fue nombrado Regente. Se restringió aún más el acceso de Carolina a su hija, convirtiéndose en una persona aislada de la corte. En 1814, tras la derrota de Napoleón, la nobleza de toda Europa asistió a las celebraciones en Londres, pero Carolina fue excluida. Infeliz con su situación en el Reino Unido, negoció un acuerdo con el Secretario de Relaciones Exteriores, accediendo a dejar el país a cambio de un sueldo anual de £ 35.000. El 08 de agosto de 1814, Carolina salió de Gran Bretaña. Después de una visita de dos semanas a Brunswick, Carolina se dirigió a Italia a través de Suiza. En 1816, su hija se casó con el Príncipe Leopoldo de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, y el futuro de la monarquía británica parecía brillante. Luego llegó la tragedia: en noviembre de 1817, Carlota murió luego de dar a luz a su único hijo, un hijo muerto. Carolina quedó devastada con la noticia. El 29 de enero de 1820 el Rey Jorge III murió y fue sucedido en el trono por el marido de Carolina como Jorge IV del Reino Unido. Carolina regresó a Gran Bretaña para hacer valer su posición como Reina. Se convirtió en el mascarón de proa de un movimiento de reforma popular que se oponía al impopular Rey. Sobre la base de las pruebas reunidas en su contra, Jorge trató de divorciarse de su esposa mediante la introducción de proyectos penas y sanciones en el Parlamento, pero el Rey era tan impopular y la Reina tan apreciada por la gente, que el gobierno rechazó el pedido. Al año siguiente, en julio de 1821, Carolina se enfermó después de haber sido excluida de la coronación por orden de su marido. Se dio cuenta de que estaba cerca de la muerte y puso sus asuntos en orden. Sus papeles, cartas, memorias y cuadernos fueron quemados. Escribió un nuevo testamento, y se establecieron sus arreglos para el funeral. Murió en la Casa de Brandenburgo el 07 de agosto de 1821 a la edad de 53 años. Su cuerpo fue colocado en un barco con rumbo a Brunswick. Fue sepultada en la catedral de Brunswick.