miércoles, 9 de mayo de 2012

PRINCIPE ENRIQUE DE INGLATERRA. DUQUE DE GLOUCESTER.

Enrique Estuardo. Nació el 08 de julio de 1640. Hijo del Rey Carlos I de Inglaterra y de la Princesa Enriqueta María de Francia. Tras la derrota de su padre al final de la Guerra Civil Inglesa, el Príncipe fue capturado y llevado a Londres. Su cautiverio fue compartido en gran parte con su hermana mayor, la Princesa Isabel. Durante los debates entre los líderes del ejército republicano Oliver Cromwell y Henry Ireton acerca de qué tipo de régimen debería suceder a Carlos I, se indicó brevemente que el joven Príncipe podría ser colocado en el trono, y gobernar como Monarca constitucional. A diferencia de sus hermanos mayores, Carlos y Jacobo, era aún lo suficientemente joven para haber sido corrompido por los puntos de vista católicos y absolutistas de su madre y su padre. Sin embargo, esta opción desapareció rápidamente, ya que el parlamento terminó optando por el establecimiento de un Estado Libre Asociado republicano. Enrique fue trasladado a un lugar más confortable y se le permitió vivir con relativa libertad bajo la mirada de sus guardianes parlamentarios. A él y a su hermana se les permitió visitar a su padre en la víspera de su ejecución en enero de 1649. Isabel tenía trece años y Enrique tenía ocho años. Finalmente en 1652, Oliver Cromwell, accedió a liberar a Enrique, quien viajó para reunirse con su madre y sus hermanos en París. Sin embargo, Enrique se había convertido en un protestante convencido, y se peleó duramente con su madre por cuestiones de religión y política. Su relación fue tan tensa que su madre prácticamente lo expulsó de París, y fue a unirse a los ejércitos españoles que luchaban en Dunkerque. Siempre se distinguió en batalla, y poco a poco ganó una reputación como uno de los primeros soldados protestantes de Europa. Fue durante el transcurso de la campaña que se reunió el Príncipe de Condé, quien dirigía las fuerzas españolas. Su aversión por la Iglesia Católica Romana, creó un fuerte vínculo entre ellos. Poco antes de su muerte, se sugirió que podría casarse con la sobrina de Enrique de Condé. Tras la conclusión de la paz entre Francia y España, Enrique residió en una de las propiedades del Conde, hasta la muerte de Oliver Cromwell y la caída gradual de la Comunidad. Dirigió las llamadas para la restauración de la monarquía, y se reunió con Carlos. Volvió a Inglaterra como parte de la marcha triunfal de Carlos a través de Londres en mayo de 1660, y fijó su residencia en Whitehall. Fue creado Duque de Gloucester y Conde de Cambridge por Carlos II, pero murió repentinamente de viruela poco después, para gran disgusto de su hermano, el 18 de septiembre de 1660, en Londres, Inglaterra, a los 20 años de edad.