sábado, 28 de abril de 2012

PRINCIPE ARTURO DE INGLATERRA. PRINCIPE DE GALES Y HEREDERO AL TRONO.

Arturo Tudor. Nació el 20 de septiembre de 1486 en Winchester. Hijo mayor del Rey Enrique VII de Inglaterra y de Isabel de York. Nunca gozó de buena salud aunque las esperanzas de una Dinastía Tudor se depositaron en él. Desde su nacimiento fue Duque de Cornualles y fue nombrado Príncipe de Gales y Conde de Chester el 29 de noviembre de 1489. A la edad de dos años, se arregló su matrimonio con la Infanta española Catalina de Aragón. Se casaron en noviembre de 1501, y partieron hacia Ludlow en la frontera con Gales, donde Arturo residía en calidad de Príncipe de Gales y presidente del Consejo de Gales y las Marcas. Arturo cayó enfermo a finales de marzo, posiblemente de tuberculosis. La siguiente primavera, Arturo murió de fiebre, posiblemente por las húmedas condiciones del tiempo, el 02 de abril de 1502, a los 15 años de edad. Recientes investigaciones han especulado sobre la posibilidad de que la muerte de Arturo se debiera a un brote de hantavirus entre los roedores de Gales. La cuestión de si su matrimonio con Catalina se consumó, o no tuvo un importante efecto posterior en la historia de Gran Bretaña. Catalina después afirmó que el matrimonio nunca fue consumado. Testigos que oyeron a Arturo hablar sobre el tema, dijeron que tras la noche de bodas clamaba por agua, diciendo que era la sed que provocaba el trabajo de ser un esposo. No se sabe hoy si estas palabras eran sólo la arrogancia de un adolescente o tenía la intención de ocultar el hecho de que no cumplió con sus deberes maritales. La noticia de la muerte de Arturo, fue dolorosa para sus padres. El reinado de Enrique nunca fue el mismo tras la muerte de Arturo. El Príncipe fue sepultado en la Catedral de Worcester. El padre de Arturo, Enrique VII quería que su funeral fuera memorable y lloró otra vez. Según la leyenda, su corazón yace enterrado en el castillo de Ludlow, mientras que su cuerpo lo está en la catedral de Worcester. Su hermano menor, Enrique, heredó sus títulos, accediendo posteriormente al trono como Enrique VIII de Inglaterra. Luego de una dispensa papal, Enrique se casó con la viuda de su hermano, Catalina de Aragón. Los motivos que argumentó posteriormente para su divorcio fueron las circunstancias de su previo matrimonio con Arturo.