domingo, 8 de abril de 2012

JUAN VI DE PORTUGAL.

Juan de Braganza. Nació el 13 de mayo de 1767 en Lisboa, Portugal. Hijo del Rey Pedro III de Portugal y e la Reina María I de Portugal. Originalmente fue un Infante de Portugal, y se convirtió en Heredero al trono cuando su hermano mayor, José, Príncipe del Brasil, en 1788, murió de viruela a la edad de 27 años. Antes de su ascensión al trono portugués, Juan recibió los títulos de Duque de Braganza y Duque de Beja, así como el título de Príncipe de Brasil. Se desempeñó, a partir de 1799, como el Príncipe Regente de Portugal, y posteriormente como Príncipe Regente del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarves, debido a la enfermedad mental de su madre, la Reina. Con el tiempo, sucedió a su madre como Monarca de Portugal. Fue uno de los últimos representantes del absolutismo, que vivió durante un período turbulento, donde su Reino nunca vivió una paz duradera. A lo largo de su periodo como Regente y Rey, las grandes potencias como España, Francia y Gran Bretaña, intervinieron continuamente en los asuntos de Portugal. Obligados a huir a Brasil, cuando las tropas de Napoleón invadieron Portugal, se vio obligado a regresar a Europa en medio de nuevos conflictos. Su matrimonio no fue menos conflictivo, ya que su esposa, la Infanta Carlota Joaquina de España, en varias ocasiones conspiró contra su marido en favor de sus intereses personales o los de su país natal, España. Perdió Brasil, cuando su hijo Pedro declaró su independencia, y su otro hijo, Miguel, encabezó una rebelión que trató de deponerlo. De acuerdo con investigaciones recientes, su muerte pudo haber sido causada por envenenamiento con arsénico. A pesar de estas tribulaciones, dejó una marca duradera, especialmente en Brasil, con la creación de numerosas instituciones y servicios que sentaron las bases para la autonomía nacional, y es considerado por muchos investigadores el verdadero cerebro del Brasil moderno. Aún así, ha sido ampliamente visto como una persona perezosa, falto de perspicacia política y con constantes indecisiones, y a menudo retratado como físicamente grotesco. Juan tenía diez años cuando su abuelo murió y su madre ascendió al trono como la Reina María I de Portugal. Su infancia y juventud pasó sin mucho interés, ya que vivía a la sombra de su hermano mayor, José, Príncipe de Brasil. Poco se sabe de la sustancia de su educación. Seguramente recibió instrucción en religión, ley, francés y etiqueta. En 1785 fue arreglado su matrimonio con la Infanta Carlota Joaquina de España, hija del Rey Carlos IV de España y de la Princesa María Luisa de Parma. Ante el temor de una nueva Unión Ibérica, algunos en la corte portuguesa consideraban el matrimonio con una Infanta española desfavorable. A pesar de su ser apenas diez años, Carlota era vivaz y bien educados. Ella soportó cuatro días de pruebas por los embajadores portugueses antes de que el pacto de matrimonio ha sido confirmada. La pareja se casó el 09 de junio de 1785, en la capilla del palacio. Debido a que Carlota era muy joven, el matrimonio no había sido consumado. Recién en 1793 Carlota dio a luz al primero de nueve hijos, María Teresa, Princesa de Beira, casada con Pedro de Borbón y Braganza, y posteriormente con el Infante Carlos María Isidro de Borbón, pretendiente al trono de España. Sus otros hijos fueron: Francisco Antonio, Príncipe de Beira y Duque de Braganza; María Isabel, casada con el Rey Fernando VII de España; Pedro IV, Emperador de Brasil y Rey de Portugal; María Francisca, casada con el Infante Carlos María Isidro de Borbón, su tío y antiguo cuñado; Isabel, Regente de Portugal; Miguel I, Rey de Portugal, tras usurpar el trono a su hermano; María de la Asunción, muerta soltera; y Ana de Jesús María, casada con Nuno José de Mendoza Rolim, Duque y Marqués de Loulé. Los primeros años de matrimonio fueron relativamente tranquilos, hasta el 11 de septiembre de 1788, cuando su hermano mayor, Don José, murió. Esto dejó a Juan como el Heredero del trono con los títulos de Príncipe de Brasil y Duque de Braganza. Juan era bien conocido por su religiosidad y apoyo al absolutismo. Al año siguientes a estas muertes, Juan estaba tan enfermo que su propia supervivencia era incierta. Se recuperó, pero en 1791 volvió a caer enfermo "sangrado de la boca y los intestinos", de acuerdo con las notas dejadas por el capellán del Marqués de Marialva, quien agregó que su espíritu siempre estaba deprimido. Esto creó un clima de tensión e incertidumbre sobre su futuro Reino. Mientras tanto, la Reina, su madre, mostraba cada vez más signos de inestabilidad mental. El 10 de febrero de 1792, diecisiete médicos firmaron un documento declarando su incapacidad, sin ninguna perspectiva de mejora. Juan se resistía a tomar las riendas del poder, rechazando la idea de una Regencia formal. Esto abrió el camino para que la nobleza formara un gobierno de facto a través de un Consejo. Circulaban rumores de que Juan presentaba síntomas de locura, y que podría ser privado de la corona. Al mismo tiempo, la Revolución Francesa horrorizó a las casas reinantes de Europa. La ejecución de los Reyes de Francia el 21 de enero de 1793 por los revolucionarios precipitó una respuesta internacional. El 15 de julio de 1793, Portugal firmó un tratado con España, y el 26 de septiembre se alió con Gran Bretaña, ambos tratados sobre promesas de contribuciones de ayuda mutua contra la Francia revolucionaria y enviar seis mil soldados portugueses a la Guerra de los Pirineos. Tras la derrota, España abandonó su alianza con Portugal y se alió con Francia en la Paz de Basilea. En 1799, Juan asumió oficialmente las riendas del gobierno como Príncipe Regente en nombre de su madre viuda. Ese mismo año Napoleón Bonaparte emite un ultimátum a Portugal, instando a romper relaciones con Gran Bretaña y someter al país a los intereses de Napoleón. Con la negativa de Juan, la neutralidad se convirtió en inviable. España y Francia invadieron Portugal en 1801, lo que desencadenó la Guerra de las Naranjas. Tras la derrota de Portugal, se firmó el Tratado de Badajoz y el subsiguiente Tratado de Madrid, en las que cedió territorios a España, en particular Olivenza, e hizo concesiones a los franceses en sus territorios coloniales. Al mismo tiempo, Juan tuvo que enfrentarse a un enemigo en casa. Su esposa, Carlota Joaquina, leal a los intereses españoles, inició una intriga con el objetivo de deponer a su esposo y tomar el poder por sí misma, un intento que fracasó en 1805, lo que resultó en el exilio de la Reina de la corte, tras lo cual residió en el Palacio Nacional de Queluz, mientras que el Regente tomó residencia en el Palacio Nacional de Mafra. En octubre de 1807 llegaron noticias de que un ejército francés se acercaba y el 16 de noviembre una escuadra británica llegó al puerto de Lisboa, con una fuerza de siete mil hombres, ya sea con órdenes de escoltar a la familia real a Brasil o, si el gobierno se entregaba a Francia, para atacar y conquistar la capital portuguesa. La Corte se dividió entre francófilos y anglófilos, Juan decidió aceptar la protección británica y huir a Brasil. Debido a la prisa por partir, el Príncipe, su madre la Reina y, sus herederos Pedro y Miguel, estaban todos en una sola nave. Esta fue una decisión imprudente, dados los peligros de un viaje trasatlántico en esa época, poniendo en riesgo la sucesión de la corona en caso de naufragio. Carlota Joaquina y las Infantas estaban en otros dos barcos. El 22 de enero de 1808, el barco del Príncipe Regente, y otros dos llegaron en Bahía de Todos os Santos, Brasil. Las calles de Salvador estaban desiertas, porque el gobernador, el Conde de Ponte, prefirió esperar las órdenes del Príncipe antes de permitirle a la gente recibirlos. Para muchos estudiosos, con el traslado de la corte a Río de Janeiro comenzó el establecimiento del estado moderno brasileño y constituyó el primer paso de Brasil hacia la verdadera independencia. A lo largo de su estancia en Brasil, Juan formalizó la creación de un gran número de instituciones y servicios públicos e impulsó las áreas de economía, cultura y otros de la vida nacional. La Corte era extravagante y derrochadora. Por su parte, Juan otorgó más títulos hereditarios en sus primeros ocho años en Brasil que los que se habían concedido en los últimos trescientos años de la monarquía portuguesa, sin contar las más de cinco mil insignias y condecoraciones de las órdenes honoríficas de Portugal. Cuando Napoleón fue derrotado en 1815, las potencias europeas se reunieron en el Congreso de Viena para reorganizar el mapa político del continente. Portugal participó en estas negociaciones, pero teniendo en cuenta las maquinaciones británicas contrarias a los intereses de la Casa de los Braganza, el embajador de Portugal ante el Congreso, aconsejó al Regente permanecer en Brasil, con el fin de fortalecer los vínculos entre la metrópoli y la colonia, incluyendo la sugerencia de elevar Brasil a la condición de un Reino unido a Portugal. Finalmente se fundó el Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarves, el 16 de diciembre de 1815, una institución jurídica reconocida rápidamente por otros países. La madre de Juan, la Reina María I murió el 20 de marzo de 1816, abriendo el camino al Regente para asumir el trono. La ambiciosa Reina consorte Carlota Joaquina había comenzado a conspirar contra los intereses portugueses. Se las arregló para influir en su marido a fin de que se involucre más directamente en la política colonial española, lo que lleva a la toma de Montevideo en 1817 y la anexión de la provincia Cisplatina en 1821. Durante el mismo período, surgió el problema de encontrar una esposa para el Heredero de Juan, el futuro Pedro I de Brasil. En ese momento, Europa consideraba a Brasil una tierra lejana y peligrosa, por lo que no fue una tarea sencilla encontrar una candidata adecuada. Después de un año de búsqueda, se logró una alianza con una de las más poderosas casas reales de Europa, los Habsburgo, Emperadores de Austria. Don Pedro se casó con la Archiduquesa María Leopoldina de Austria, hija del Emperador Francisco I y de la Princesa María Teresa de las Dos Sicilias, en 1817. Ese mismo año, estalló una revuelta en Pernambuco, Recife, a favor de un gobierno republicano, que estableció un gobierno provisional, en Pernambuco, y se extendió a otros estados brasileños. De vuelta en Portugal, el 24 de agosto de 1820, la Revolución Liberal de 1820 estalló en Oporto, y estableció una junta de gobierno, con repercusiones en Lisboa. Se reunieron la Junta General Extraordinaria y las Cortes Constituyentes, formaron un gobierno y convocaron a elecciones para diputados, sin molestarse en consultar con el Rey Juan. El movimiento obtuvo el apoyo de la Isla de Madeira, las Azores y llegó a la capitanía de Gran Pará y Bahía, en Brasil, dando lugar incluso a un levantamiento de la guarnición militar de Río de Janeiro. El 30 de enero de 1821 la Cortes se reunieron en Lisboa y decretaron la formación de un Consejo de Regencia ejerciendo el poder en el nombre del Rey Juan, liberaron a muchos presos políticos y exigieron el regreso inmediato del Rey. En Brasil, la opinión general era que el retorno del Rey a Portugal podría significar una retirada de Brasil de la autonomía que había ganado, volviendo a su estado colonial anterior. Bajo presión, Juan trató de encontrar un camino intermedio al enviar a su hijo, el Príncipe Heredero Pedro, a Lisboa, a conceder una constitución y establecer las bases de un nuevo gobierno. El Príncipe, sin embargo, que ya se inclinaba hacia las ideas liberales, se negó. La crisis había llegado demasiado lejos y no había vuelta atrás. Juan nombró a Pedro Regente de Brasil en su nombre y se fue a Lisboa, el 25 de abril, tras una estancia de trece años en Brasil, un país que siempre echaría de menos. Los barcos que llevaron a Juan y su corte llegaron a Lisboa 03 de julio de 1821. Una constitución se ha redactado, y el Rey estaba obligado a jurar lealtad el 01 de octubre de 1822. Doña Carlota se negó a seguir a su marido, y por lo tanto fue despojada de sus derechos políticos y depuesta de su título de Reina. Mientras tanto, el Rey había perdido en Brasil también. Su hijo Pedro, que optó por quedarse en ese país, encabezó una rebelión proclamando la independencia de Brasil 07 de septiembre de 1822, asumiendo el título de Emperador. Portugal no reconoce oficialmente la independencia de Brasil en ese momento. La Constitución liberal a la que el rey había jurado lealtad estuvo en vigor sólo durante unos pocos meses. No todo el mundo en Portugal apoyó el liberalismo, y surgió un movimiento absolutista. Antes de su disolución, las Cortes protestaron en contra de cualquier cambio en la Constitución recientemente aprobada, pero el régimen absoluto fue restaurado y los derechos de la Reina restablecido. La alianza con el Miguel Infante no dio fruto. Influenciado siempre por su madre, Miguel condujo la rebelión de abril o Abrilada por la guarnición militar de Lisboa el 29 de abril de 1824. Miguel fue desterrado. Con la derrota de la rebelión, ambos liberales y absolutistas salieron a las calles para celebrar la supervivencia del gobierno legítimo. Sin embargo, esto no disuadió a la Reina de las conspiraciones más. La policía descubrió otra rebelión prevista para el 26 de octubre, por lo que Juan colocó a su esposa bajo arresto domiciliario en el Palacio de Queluz. Al final de su reinado, el Rey Juan ordenó la creación de un puerto libre en Lisboa, pero la medida no fue implementada. El 05 de junio de 1824 la antigua Constitución del Reino volvió a entrar en vigor, y las Cortes volvieron a reunirse para elaborar un nuevo texto. Los mayores problemas de Portugal en este momento fue la independencia de Brasil, hasta entonces la mayor fuente de riqueza del país. La pérdida de Brasil tuvo un gran impacto negativo sobre la economía portuguesa. Se acordó que Pedro gobernara Brasil como un Soberano con el título de Emperador Regente, manteniendo para sí el honor del Emperador titular de Brasil, firmó los documentos oficiales como "Su Majestad el Emperador y el Rey Juan VI". Sin embargo, Pedro sigue actuando como Príncipe Heredero de Portugal y el Algarves. El 04 de marzo de 1826 Juan, regresó del Monasterio de los Jerónimos, donde había almorzado, y se retiró a Palacio de Bemposta por sentirse mal. Estaba atormentado por varios días con síntomas que incluyen vómitos y convulsiones. Parecía estar mejorando, pero por prudencia designó a su hija, la Infanta María Isabel, como regente. El Rey Juan VI de Portugal murió el 10 de marzo de 1826, a los 58 años de edad, en Lisboa, Portugal. La Infanta asumió de inmediato el gobierno interno de Portugal y Pedro fue reconocido como el legítimo heredero como Don Pedro IV de Portugal. Los médicos no pudieron determinar definitivamente la causa de muerte, pero se sospechaba que había sido envenenado. Su cuerpo fue embalsamado y enterrado en el mausoleo de los Reyes de Portugal, el Panteón Real de la Casa de Braganza, en el Monasterio de São Vicente de Fora. En la década de 1990 un equipo de investigadores exhumó sus restos y confirmaron la presencia de arsénico, un veneno mortal. Tenía un gran aprecio por la música sacra y fue un gran lector de obras de arte, pero detestaba la actividad física. Parecía haber sufrido crisis periódicas de depresión. Su matrimonio no era feliz. Circulaban rumores de que a la edad de 25 años se enamoró de Eugenia de Menezes, acompañante de su esposa. Ella quedó embarazada y Juan era sospechoso de ser el padre. El caso fue silenciado y la joven fue enviada a España. Dio a luz a una hija, cuyo nombre se desconoce. La madre vivió el resto de su vida en los conventos y Juan le apoyó económicamente. Las políticas de Juan llevaron a profundos cambios económicos, comenzando con la apertura de los puertos y la abolición de los monopolios comerciales portugueses, con el Reino Unido como el gran beneficiario. Por un lado, los comerciantes con sede en Brasil tuvieron que enfrentar una fuerte competencia extranjera, por el otro, alentó la creación de nuevos emprendimientos productivos y otras actividades económicas que fueron prohibidos anteriormente en Brasil. También alentó a la producción agrícola, especialmente el algodón, el arroz y la caña de azúcar, abrió caminos y alentó a el desarrollo de las vías navegables, estimulando la circulación de personas, bienes y productos entre las regiones.