martes, 10 de enero de 2012

PRINCIPE RAINIERO III DE MONACO.

Rainiero Grimaldi. Nació el 31 de mayo de 1923 en Mónaco. Hijo del Príncipe Pierre de Mónaco, Duque de Valentinois, y de la Princesa Heredera Carlota, Duquesa de Valentinois. Rainiero fue enviado a estudiar en la Escuela Summerfields en St. Leonards-on-Sea, Inglaterra, y posteriormente en Stowe, una prestigiosa escuela inglesa. Luego ingresó en la Rosey en Rolle Institut Le y Gstaad, Suiza, antes de continuar con la Universidad de Montpellier en Francia, donde obtuvo una Licenciatura en Artes, y, finalmente, en el Institut d'études politiques de París. Durante la Segunda Guerra Mundial, Rainiero se unió al ejército de Francia en septiembre de 1944 como oficial de artillería. Como segundo teniente, luchó durante la contraofensiva alemana en Alsacia. Por ello ganó la Cruz de Guerra y la Estrella de Bronce y se le dio el rango de Caballero de la Legión de Honor. El 09 de mayo de 1949, Rainiero se convirtió en el Príncipe Soberano de Mónaco tras la muerte de su abuelo, el Príncipe Luis II, debido a que su madre, había renunciado a sus derechos al trono en su favor en 1944. Entre 1940 y 1950, el Príncipe vivió abiertamente una relación con la estrella de cine francesa Gisèle Pascal. La pareja presuntamente se separó cuando corrió el rumor de que la novia era infértil, diagnóstico posteriormente desmentido cuando la joven se casó y tuvo un hijo. Finalmente en Mónaco el 18 de abril de 1956 (civil) y el 19 de abril de 1956 (religioso), el Príncipe Rainiero se casó con la actriz estadounidense Grace Kelly. De dicho matrimonio nacieron tres hijos: la Princesa Carolina, actualmente Princesa consorte de Hannover; y presunta heredera del trono de Mónaco; Alberto II, Príncipe de Mónaco; y la Princesa Estefanía. Su esposa murió en un accidente de tránsito en 1982. Tras subir al trono, Rainiero trabajó con ahínco para recuperar el brillo de Mónaco, que se había empañado por negligencia y los escándalos. Los tradicionales juegos de azar, la mayor fuente de ingreso del Principado, estaban decayendo debido a los efectos de la Segunda Guerra Mundial. Para compensar esta pérdida de ingresos, Rainiero decidió promover a Mónaco como paraíso fiscal, centro comercial, oportunidades de bienes raíces y atracción turística internacional. Los primeros años de su reinado, contó con la participación desmedida del magnate naviero griego Aristóteles Onassis, quien tomó el control de la Société des Bains de Mer. El Príncipe Rainiero recuperó el control de la Sociedad en 1964, garantizando de manera efectiva que su visión de Mónaco se llevaría a cabo. Como el Príncipe de Mónaco, Rainiero también fue responsable de la nueva Constitución del Principado en 1962, lo que redujo considerablemente el poder del Soberano. Los cambios acabaron con el régimen autocrático, colocando el poder en las manos conjuntas del Príncipe y del Consejo Nacional de dieciocho miembros electos. Al momento de su muerte, era el segundo jefe de estado con mayor antigüedad, justo por debajo del Rey Bhumibol Adulyadej de Tailandia. En los últimos tres años de su vida, la salud del Príncipe Rainiero disminuyó progresivamente. A principios de 2004, fue hospitalizado por problemas coronarios. En octubre ya estaba otra vez en el hospital con una infección pulmonar. El 07 de marzo de 2005, fue hospitalizado nuevamente con una infección pulmonar. Rainiero fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos el 22 de marzo. Un día después, el 23 de marzo, se anunció que estaba conectado a un respirador, que sufría de insuficiencia renal y cardíaca. El 31 de marzo de 2005, previa consulta con el Consejo de la Corona de Mónaco, se anunció que el hijo de Rainiero, el Príncipe Heredero Alberto, Marqués des Baux, se haría cargo de los deberes de su padre como Regente, ya que Rainiero no estaba en condiciones de ejercer sus funciones. El 06 de abril se anunció que el Príncipe Rainiero III de Mónaco había muerto a la edad de 81 años. Le sucedió su único hijo, quien se convirtió en el Príncipe Alberto II. Fue sepultado el 15 de abril de 2005, junto a su esposa, la Princesa Grace, en la Catedral de San Nicolás, el lugar de descanso de los anteriores Príncipes Soberanos de Mónaco y varias de sus esposas. Debido a que su muerte se produjo poco después de que el Papa Juan Pablo II falleciera, la muerte de Rainiero fue eclipsada en los medios de comunicación.