domingo, 8 de enero de 2012

PRINCIPE LUIS II DE MONACO.

Luis Grimaldi. Nació el 12 de julio de 1870 en Baden-Baden, Alemania. Hijo único del Príncipe Alberto I de Mónaco y de María Victoria Hamilton. Nació durante el primer año de matrimonio de sus padres. Sin embargo su madre no estaba contenta con vivir en el Principado ni con su marido por lo que abandonó Mónaco en forma permanente, y su matrimonio fue anulado en 1880. Luis se crió en Alemania con su madre y su padrastro, el Conde y posteriormente Príncipe Tassilo von Festetics Tolna, junto con su media hermana mayor, María Matilde. No vio a su padre hasta la edad 11 años cuando fue obligado a regresar a Mónaco con el fin de ser preparado para sus futuros deberes reales. El padre de Luis, el Príncipe Alberto I, tenía una personalidad dominante y había hecho de Mónaco un centro de actividad cultural, cuyos logros fueron reconocidos por intelectuales de todo el mundo. Infeliz, viviendo con su padre frío y distante, tan pronto como tuvo edad suficiente, Luis regresó a Francia, y se inscribió en la Academia Militar de Saint-Cyr. Cuatro años más tarde, luego de graduarse, pidió ser incorporado en la Legión Extranjera francesa para combatir en las guerras de las colonias africanas. Mientras se encontraba en Argelia, conoció a Marie Juliette Louvet, una cantante de cabaret. Juliette ya era madre de dos hijos, Jorge y Margarita. El Príncipe Luis se enamoró perdidamente de ella, pero su padre no permitió el matrimonio. Se ha afirmado que Luis hizo caso omiso y se casó con Juliette en 1897, aunque no hay evidencia de esta afirmación. Su hija ilegítima, Carlota, nació el 30 de septiembre de 1898 en Constantine, Argelia. Durante diez años, Luis sirvió en el ejército con honores, siendo condecorado con la Cruz de la Legión de Honor. En 1908 regresó a su casa, dejando atrás a su amante y su hija. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, se alistó de nuevo en el ejército francés, demostrando ser uno de los soldados más destacados del Ejército de la Quinta división. Se convirtió en Gran Oficial de la Legión de Honor y, finalmente, en se convirtió en General de brigada. Una crisis política se cernía sobre el Príncipe, ya que sin ningún Heredero, el trono de Mónaco pasaría a su primo Guillermo, Duque de Urach, un noble alemán, que era hijo de la tía del Príncipe Alberto, la Princesa Florestine de Mónaco. Para garantizar que esto no sucediera, en 1911 se aprobó una ley por medio de la cual se reconocía a Carlota como su hija legítima y por tanto Heredera al trono. Esta ley iba en contra de los estatutos de 1882, por lo tanto fue anulada. Otra ley se aprobó en 1918 para modificar los estatutos y permitir la adopción de un Heredero, con derechos de sucesión. Carlota fue formalmente adoptada por Luis en 1919, convirtiéndose en Charlotte Louise Juliette Grimaldi, Princesa de Mónaco, y Duquesa de Valentinois. El 27 de junio de 1922, el Príncipe Alberto I murió en París. Luis Grimaldi ascendió al trono como Luis II, Príncipe de Mónaco. Si bien su reinado nunca logró la grandeza de su padre, Luis II dejó una huella indeleble en el Pequeño principado. En 1924 se creó el Monaco Football Club, en 1929 se llevó a cabo el primer Gran Premio de Mónaco de automovilismo. Coleccionó objetos pertenecientes a Napoleón I, que ahora están reunidos y se exiben en el Museo Napoleón, unido al Palacio Real de Monte Carlo. Aunque las simpatías del Príncipe Luis fueron muy pro-francés, trató de mantener a Mónaco neutral durante la Segunda Guerra Mundial, pero apoyó al gobierno de la Francia de Vichy. Sin embargo, su pequeño Principado sufría de conflictos internos en parte como resultado de la indecisión de Luis y también porque la mayoría de la población era de origen italiano y apoyaban el régimen fascista de Benito Mussolini de Italia. En 1943, el ejército italiano invadió y ocupó Mónaco, creando una administración de gobierno fascista. Poco después, tras el colapso de Mussolini en Italia, el ejército alemán ocupó Mónaco y comenzó la deportación de la población judía. Entre ellos se encontraba René Blum, fundador de la ópera, que murió en Auschwitz, un campo de concentración nazi. Bajo las órdenes secretas Príncipe Luis, la policía de Mónaco, a menudo con gran riesgo para ellos mismos, advertía a la población antes de ser arrestados por la Gestapo. Sin embargo, a lo largo de la guerra, la vacilación del Príncipe Luis causó una brecha enorme con su nieto Rainiero, el Heredero al trono, quien apoyaba a los aliados contra los nazis. Luego de la liberación de Mónaco por las fuerzas aliadas, a los 75 años de edad, el Príncipe Luis hizo muy poco por su principado y comenzó a caer en grave negligencia. En 1946, pasó la mayor parte de su tiempo en París y en julio de ese mismo año, se casó en Mónaco por primera vez, con Ghislaine Dommanget, una actriz de cine francesa y ex esposa del actor André Brulé. Ausente de Mónaco durante la mayor parte de los últimos años de su reinado, él y su esposa vivían en Marchais, cerca de París. El Príncipe Luis murió el 09 de mayo de 1949 en el Palacio del Príncipe, siendo sepultado en la Catedral de San Nicolás en Monte Carlo, Mónaco. Su viuda, Ghislaine, Princesa viuda de Mónaco, murió el 30 de abril de 1991 en París, a los 78 años de edad, siendo sepultada en el cementerio de Passy. La Princesa Heredera Charlotte había cedido sus derechos de sucesión a su hijo, Rainiero, en 1944, momento en el cual se convirtió en Príncipe Heredero. Cuando Luis murió cinco años más tarde, fue sucedido por su nieto, el Príncipe Rainiero III.