viernes, 20 de enero de 2012

PRÍNCIPE ALEJANDRO DE LOS PAÍSES BAJOS. PRÍNCIPE DE ORANGE-NASSAU.

Alejandro de Orange-Nassau. Nació el 02 de agosto de 1818 en el palacio de Soestdijk, Países Bajos. Hijo del Rey Guillermo II de los Países Bajos y de la Gran Duquesa Ana Pavlovna de Rusia. Alejandro fue educado junto con su hermano mayor, el futuro Guillermo III de los Países Bajos, que sólo era dieciocho meses mayor que él. Los Príncipes continuaron sus estudios en la Universidad de Leiden, pero ninguno de los dos mostró un particular interés en lo académico. Alejandro desarrolló un interés en la numismática, la cacería y los caballos. Desde la infancia Alejandro era hijo favorito de sus padres, siendo más apto para gobernar a su hermano mayor. Durante su vida viajó mucho, incluyendo Inglaterra, Italia y Rusia. El 23 de julio de 1839 Alejandro viajó a Rusia para visitar a su tío materno el Emperador Nicolás I Pavlovich. El Zar nombró a su sobrino Jefe de regimiento de Novorossiysk Draagoon. En 1846 Alejandro acompañó a su madre y hermana, la Princesa Sofía de los Países Bajos, a Italia. Como un hombre adulto, el Príncipe Alejandro vivió más modestamente. Como segundo hijo del Rey, Alejandro fue destinado a una carrera en el ejército. Se unió a su padre y hermano en la campaña contra Bélgica en 1833-4. El Príncipe ocupó los cargos de Teniente General e Inspector General desde 1840 hasta su muerte. En la década de 1830, el Rey Guillermo IV del Reino Unido deseaba casar a Alejandro con su sobrina, la Princesa Victoria de Kent (futura Reina del Reino Unido). La propuesta no prosperó. Se sugirió en 1840 que Alejandro se casara con la Reina Isabel II de España. Sin embargo, la oposición de otras coronas y la oposición del Rey Guillermo a causa de la religión, impidió el matrimonio entre ambos. Finalmente Alejandro permaneció soltero y sin descendencia. En noviembre de 1836, a los 18 años de edad, Alejandro sufrió un grave accidente que podría haberle costado la vida, cuando durante una tormenta un árbol le cayó encima. Alexander nunca se recuperó completamente de ese accidente, y con frecuencia sufría de falta de aire y dolores de cabeza. Alejandro constantemente hacía dieta y ejercicios para mantener su figura delgada. Alejandro contrajo tuberculosis y se trasladó por razones de salud en noviembre de 1847 a los climas más secos de Madeira, Portugal. Tras una emotiva despedida de su familia fue llevado a Rotterdam, donde se embarcó en el viaje final de su vida. El Príncipe Enrique de los Países Bajos al mando del 'Príncipe de Orange', buque insignia, llevó a su hermano a Madeira. En aquella isla Enrique conoció a su futura esposa, la Princesa Amalia de Sajonia-Weimar-Eisenach. Murió allí el 20 de febrero de 1848 a la edad de 29 años. La autopsia reveló que sus pulmones estaban perfectamente sanos, el estómago destruido, y no había ni una gota de sangre en su cuerpo. El Príncipe Alejandro fue sepultado en la cripta real en la Nieuwe Kerk de Delft, el Viernes Santo del 21 de abril de 1848.