sábado, 21 de enero de 2012

PRINCESA SOFÍA FEDERICA DE WÜRTTEMBERG. REINA CONSORTE DE LOS PAISES BAJOS.

Sofía de Württemberg. Nació el 17 de junio de 1818 en Stuttgart, Württemberg. Hija del Rey Guillermo I de Württemberg y de la Gran Duquesa Catalina Pavlovna de Rusia. Poco después de su nacimiento, su madre murió, por lo que Sofía quedó al cuidado de su tía, Catarina de Württemberg. La Princesa era prima del Emperador Alejandro II de Rusia, del Rey Jorge V de Hanover y de la Reina Victoria I del Reino Unido. Antes de su matrimonio, el Rey Otto I de Grecia y el Duque Guillermo de Brunswick fueron posibles esposos para Sofía. El compromiso con el primero no llegó a concretarse porque el padre de la Princesa no tenía confianza en la recientemente creada monarquía griega. Sofía se casó con el Príncipe de Orange, futuro Rey Guillermo III de los Países Bajos, en Stuttgart, el 18 de junio de 1839. Guillermo, era hijo del Rey Guillermo II de los Países Bajos, y de la Gran Duquesa Ana Pavlovna de Rusia. La pareja regresó a los Países Bajos y se establecieron en el Palacio de Plein. De dicho matrimonio nacieron tres hijos: Guillermo Alejandro, Príncipe de Orange; Guillermo Federico; y Guillermo Alejandro, Príncipe de Orange. El matrimonio no fue feliz. La suegra de Sofía estaba totalmente en contra de dicho matrimonio y trata de su nuera con desdén. Intelectualmente, la Reina Sofía fue superior a su marido. Guillermo III tuvo varias relaciones extramaritales. Ella públicamente calificaba a su esposo como inferior y no apto para ser Rey e indicaba que ella actuaría mejor como Regente. La Reina Sofía trató de separarse de su marido, pero los intereses de Estado se lo impidieron. A partir de 1855 la pareja vivió separada durante la temporada de verano, el Rey en el Palacio de Het Loo y la reina en el Palacio Huis ten Bosch. También pasó tiempo en Stuttgart, con su propia familia. La Reina Sofía murió en el Palacio Huis ten Bosch de La Haya, el 03 de junio de 1877, a los 58 años de edad. Fue sepultada con su vestido de novia, ya que, según su propia opinión, su vida había terminado el día de su boda. Como Reina protegió y estimuló las artes, apoyó a varias organizaciones benéficas, incluso la que protegía a los animales y construyó varios parques públicos.