sábado, 28 de enero de 2012

PRINCESA MARÍA CRISTINA DE LOS PAÍSES BAJOS. PRINCESA DE LIPPE-BIESTERFELD.

Cristina de Orange-Nassau. Nació el 18 de febrero de 1947 en el Palacio Soestdijk, Países Bajos. Hija menor de la Reina Juliana I de los Países Bajos y del Príncipe consorte Bernardo de Lippe- Biesterfeld. Su madre había contraído rubéola durante su embarazo y, en consecuencia, la Princesa nació casi ciega. Con el tiempo, los avances en medicina permitieron realizarle tratamientos que mejoraron su visión. A pesar de esta desventaja, fue una niña brillante y feliz, con un considerable talento para la música. También tenía una gran capacidad para los idiomas. Siguiendo su vocación por la música, a los 21 años se trasladó a Canadá para estudiar música clásica en Montreal. Luego de unos años, aceptó un puesto de docente en la escuela Montessori en Nueva York, Estados Unidos. Allí, viviendo una vida normal bajo el nombre de Cristina van Orange, la Princesa holandesa conoció y se enamoró de un exilio cubano, Jorge Pérez y Guillermo, hijo de Federico Gilberto Pérez Castillo y de Mercedes Edenia Guillermo y Marrero. A pesar de que la sociedad estaba cambiando, aún era posible que cualquier matrimonio con un católico podía causar un escándalo público en los Países Bajos, como la ocurrida en 1964 cuando su hermana, la Princesa Irene se casó con el católico Carlos Hugo de Borbón, Duque de Parma. En consecuencia, Cristina, renunció a sus derechos y el de sus hijos al trono antes de convertirse al catolicismo y anunciar oficialmente su compromiso en 1975. La pareja se casó el 28 de junio de 1975, en la Catedral de San Martín, Utrecht, Holanda. Luego de la ceremonia, ella y su esposo optaron por vivir en Nueva York, pero posteriormente se trasladaron a su tierra natal donde construyeron una casa en una finca en Wassenaar, cerca de La Haya. De dicho matrimonio nacieron tres hijos: Bernardo Federico, casado con Eva Prinz-Valdez; Nicolás Daniel; y Juliana Antonia. La pareja se divorció en 1996. Cristina regresó con sus hijos a vivir en los Estados Unidos. Tras la muerte de su madre, ha vivido por temporadas en Londres e Italia. Grabó varios discos y cuenta con una Fundación de Música en los Países Bajos. Cantó en el funeral de su padre y en el funeral de su madre.