martes, 24 de enero de 2012

LA REINA MARGARITA II DE DINAMARCA CELEBRA 40 AÑOS EN EL TRONO.

Copenhague, Dinamarca. 12/01/2012. Dinastía de los Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg. La Reina Margarita II de Dinamarca celebró sus 40 años de reinado. Se organizaron celebraciones del viernes al domingo en recuerdo del 14 de enero de 1972, cuando la Princesa enlutada se convirtió en la primera mujer en subir, a los 31 años, al trono de la monarquía más antigua de Europa. Margarita, la mayor de las tres hijas del Rey Federico IX de Dinamarca y de la Princesa Ingrid de Suecia, ya estaba casada con el francés Henri de Laborde de Montpezat, quien se convirtió en el Príncipe Henrik de Dinamarca. Era madre de dos varones, el Príncipe Heredero Federico y el Príncipe Joaquín, de cuatro y tres años respectivamente. Han pasado 40 años y los cabellos de la Reina, siempre impecablemente anudados en un moño, se han vuelto blancos como la nieve, dándole una apariencia de abuela ideal para sus numerosos nietos. Los dientes de esta gran fumadora se han vuelto amarillos, pero este vicio no altera su popularidad, y los daneses dicen a menudo de alguien que es un gran fumador que "fuma como la Reina Margarita". Pero 'Daisy', su apodo, sigue siendo esbelta y dinámica. A los 71 años continúa vistiéndose con ropa de colores fuertes y sombreros excéntricos. Margarita II es muy querida por sus súbditos porque ella supo "modernizar una monarquía envejecida y adaptarla a las evoluciones de la sociedad" sin sobresaltos, explica el profesor de la Universidad de Copenhague Lars Hovbakke Soerensen. Casi ocho de cada diez daneses son favorables a la monarquía, según una encuesta publicada en diciembre, lo que convierte a Dinamarca en la monarquía "más popular de Europa", según Soerensen. Margarita es particularmente querida desde comienzos de los años '80, cuando se asumió como artista polivalente. Esta intelectual políglota se dedicó a la traducción, elaborando en 1981, con un seudónimo y en colaboración con su marido, una versión danesa de la obra de Simone de Beauvoir "Todos los hombres son mortales". La Reina también creó la vestimenta y los decorados de numerosos espectáculos y series de televisión. Pero se distingue sobre todo en el dibujo y la pintura. Margarita ilustró numerosas obras literarias, como la reedición en 2002 del 'El señor de los anillos', de J. R. R. Tolkien. Sus pinturas casi abstractas están expuestas en museos y galerías importantes, tanto en Dinamarca como en el extranjero. Su optimismo y su compromiso constante también la convirtieron en un personaje simpático, aunque le granjearon críticas en una monarquía constitucional en la cual la Reina, que debe estar sobre los partidos políticos, tiene un deber de reserva. En su discurso de feliz año nuevo de 1984, Margarita II pidió a los daneses tolerancia y denunció sus "estúpidas observaciones" y su "frialdad" hacia los inmigrantes. "Puedo pensar lo que quiero, como todo el mundo. Simplemente debo renunciar a decir todo lo que pienso. Muchos deberían hacer lo mismo de vez en cuando", declaró en una entrevista en 1988. Aunque Margarita II es amada, la mayoría de los daneses quisiera que abdicase para dejar el trono a Federico dentro de cinco o diez años, según una encuesta publicada el 2 de enero. Pero la Reina no es tan moderna como para jubilarse. "Yo seguiré en el trono hasta que me caiga de él", advirtió. Decenas de miles de daneses ondearon banderas y desafiaron temperaturas gélidas el sábado para vitorear a su popular Monarca, quien celebró 40 años en el trono, aun cuando su cargo es meramente protocolar. Acompañada de una escolta de húsares montados, la Reina se desplazó por calles de Copenhague en una carroza de 1840 tirada por caballos hasta el ayuntamiento, donde fue agasajada con una recepción a la que asistieron integrantes de diversas familias reales europeas. Entre los invitados figuraron el Rey Carlos XVI Gustavo y la Reina Silvia, de Suecia; el Rey Harald V y la Reina Sonia, de Noruega; la familia del depuesto Monarca de Grecia, Constantino II, y el presidente de Islandia, Olafur Ragnar Grimsson. Bajo un cielo azul y despejado, las multitudes se alinearon por el trayecto del recorrido de la Reina, que dio inicio en la morada de ésta, el Castillo de Amalienborg, ubicado en el centro de la ciudad. Al término del banquete, la Reina Margarita y su esposo, el Príncipe Enrique, saludaron desde un balcón a las miles de personas reunidas en la Explanada del Ayuntamiento. La multitud en el lugar prorrumpió en vivas y cantó una canción de jubileo. La Reina Margarita, de 71 años y titular de la monarquía más antigua de Europa, comenzó sus actos por la celebración de sus 40 años en el trono con la colocación de una ofrenda floral en la tumba de su padre, el Rey Federico IX. Margarita, cuyos poderes políticos son principalmente protocolarios, ascendió al trono el 14 de enero de 1972 a la muerte de su padre, Federico, quien tenía 72 años. Al día siguiente de este acontecimiento, la reina, de 31 años, que parecía una mujer frágil, afrontó vestida de negro a decenas de miles de personas desde el balcón del parlamento. La acompañaba el entonces primer ministro, Jens-Otto Krag, quien anunció ante la multitud: "El Rey Federico IX ha muerto. Viva Su Majestad, la Reina Margarita II".