domingo, 4 de diciembre de 2011

PRINCIPE LEOPOLDO IV DE LIPPE.

Leopoldo de Lippe. Nació el 30 de mayo de 1871 en Oberkassel. Último soberano del Principado de Lippe. A su nacimiento era el Conde Leopoldo de Lippe-Biesterfeld, hijo de Ernesto II, Conde de Lippe-Biesterfeld y de la Condesa Carolina Wartensleben. Leopoldo pertenecía a la línea de Lippe-Biesterfeld de la Dinastía de Lippe, que era la línea mayor luego de la rama reinante de la Lippe-Detmold. Sirvió como oficial en el ejército alemán hasta 1894, cuando se fue a estudiar ciencias políticas en las universidades de Bonn y Berlín. Desde 1895 Lippe había sido gobernada por un Regente debido a la incapacidad del Príncipe Alejandro. El padre de Leopoldo había actuado como Regente desde 1897 y tras su muerte el 26 de septiembre de 1904 Leopoldo asumió la Regencia. Esto no fue reconocido por el Emperador Guillermo II de Alemania, que inicialmente se negó a reconocer legalmente a Leopoldo como Regente, ya que se cuestionaba sobre si Leopoldo y sus hermanos tenían el rango adecuado para ser elegidos como sucesores. Como resultado de la Dieta de Lippe nombró una comisión para considerar el asunto. El tema de la regencia todavía estaba en litigio cuando el Príncipe Alejandro murió el 13 de enero de 1905. Leopoldo fue confirmado como el Príncipe de Lippe y sucesor de Alejandro el 25 de octubre de 1905 a raíz de una sentencia judicial. El 03 de junio de 1911, Leopoldo y su hermano, el Príncipe Julio, fueron atacados por una cuadrilla de trabajadores italianos que lanzaron una lluvia de misiles contra ellos. Aunque Leopoldo salió ileso de su hermano recibió una herida en la cabeza. Durante la Primera Guerra Mundial Leopoldo modificó los títulos de las diferentes líneas de la Dinastía de Lippe. Uno de los miembros que se benefició de la concesión de los títulos fue el sobrino de Leopoldo, el Conde Bernardo de Biesterfeld, quien se convertiría en el Príncipe consorte de los Países Bajos, al casarse con la Reina Juliana I. El 24 de febrero de 1916 Bernardo y su hermano recibieron el título de Príncipe de Lippe-Biesterfeld y el tratamiento de Alteza Serenísima. Los Condes de Lippe-Weissenfeld también se benefició con la creación del título de Príncipe de Lippe-Weissenfeld con el tratamiento de Alteza Serenísima. Sólo tres días después de la actualización de los títulos de los miembros de la línea de Lippe-Weissenfeld y luego de la derrota del Imperio Alemán en la Primera Guerra Mundial y la posterior revolución, Leopoldo se vio obligado a renunciar al trono el 12 de noviembre de 1918. Tras el final de su mandato el Principado de Lippe se transformó en un estado libre en la nueva República de Weimar. Tras el ascenso del nazismo en Alemania, tres de sus hijos se convirtieron en miembros del partido. Su hijo mayor, el Príncipe Hereditario Ernesto, fue el primer Príncipe alemán en unirse al partido, en mayo de 1928. Además de ser pronazis, tanto Ernesto cono su hermano Chlodwig, contrajeron matrimonios morganáticos. Así, en 1947, cuando Leopoldo escribió su testamento, nombró a su hijo menor, Armin, como Jefe de la Casa de Lippe y administrador de las propiedades de la familia real. Cuando Leopoldo murió en Detmold sus tres hijos mayores fueron desheredados y Armin se convirtió en Jefe de la Casa Real. Leopoldo se casó con la Princesa Berta de Hesse-Philippsthal-Barchfeld, el 16 de agosto de 1901 en Rotenburg. De dicho matrimonio nacieron cinco hijos: Ernesto, Príncipe hereditario de Lippe, casado con Charlotte Ricken y, posteriormente con Herta-Elise Weiland; el Príncipe Leopoldo Bernardo de Lippe; la Princesa Carolina de Lippe, casada con el Conde Hans de Kanitz; el Príncipe Chlodwig de Lippe; casado con Veronika Holl; y la Princesa Sieglinde de Lippe, casada con Carl Friedrich Heldman. Leopoldo se casó posteriormente con la Princesa Ana de Ysenburg y Büdingen, el 26 de abril de 1922 en Büdingen. De dicho matrimonio nació un hijo: el Príncipe Armin de Lippe. El Príncipe Leopoldo IV de Lippe murió el 30 de diciembre de 1949 a los 78 años de edad.