sábado, 3 de diciembre de 2011

PRINCIPE ALEJANDRO I DE LIPPE.

Alejandro de Lippe. Nació el 16 de enero de 1831 en Detmold. Hijo de Leopoldo II, Príncipe reinante de Lippe y de la Princesa Emilia de Schwarzburg-Sondershausen. Durante su juventud, sirvió por un tiempo en el ejército de Hannover como Capitán. Subió al trono como Príncipe de Lippe el 20 de marzo de 1895, tras la muerte de su hermano, el Príncipe Woldemar. Como Alejandro había mostrado signos de padecer una enfermedad mental, fue necesario establecer una Regencia. Alejandro era el último varón de la línea de Lippe-Detmold, las siguientes líneas mayores de la Dinastía de Lippe fueron los Condes de Lippe-Biesterfeld seguido por los Condes de Lippe-Weissenfeld y luego la línea más joven de los Príncipes de Schaumburg-Lippe. El Príncipe Adolfo de Schaumburg-Lippe, el cuñado del Emperador Guillermo II de Alemania se atribuyó de inmediato el cargo de Regente tras la ascensión de Alejandro, basando su decisión en un decreto emitido por el Príncipe Woldemar en 1890, que mantuvo en secreto hasta su muerte. Este acto fue disputado por el Conde Ernesto de Lippe-Biesterfeld, que también presentó una reclamación a la Regencia. La Dieta de Lippe confirmó al Príncipe Adolfo como Regente el 24 de abril en espera de un acuerdo sobre la disputada. Un acuerdo fue alcanzado en 1897, cuando una comisión bajo la presidencia del Rey Alberto de Sajonia falló a favor de las pretensiones del Conde Ernsto de Lippe-Biesterfeld. El Príncipe Adolfo luego renunció a la regencia y fue sustituido por el Conde Ernesto, que gobernaría como Regente de Alejandro hasta su muerte en 1904, cuando su hijo el Conde Leopoldo de Lippe-Biesterfeld lo sucedido como Regente. Aunque incapaz de ejercer el poder, Alejandro vivió en el sanatorio de San Gilgenberg cerca Baireuth, y a menudo se lo veía asistiendo a conciertos y al teatro. También pasó tiempo jugando al ajedrez, copiando imágenes de la prensa y disfrutando de la música. La muerte de Alejandro en San Gilgenberg, acaecida el 13 de enero de 1905, a los 73 años de edad, provocó la extinción de la línea de Lippe-Detmold, Su Regente, el Conde Leopoldo de Lippe-Biesterfeld lo sucedió como Príncipe de Lippe.