miércoles, 21 de diciembre de 2011

PRINCIPE ADOLFO DE SCHWARZENBRG.

Adolfo de Schwarzenberg. Nació el 18 de agosto de 1890 en Hluboká. Hijo de Johann Schwarzenberg y Teresa Trauttmansdorff-Weinsberg. Nació en el seno de una rica e influyente familia, y fue educado para administrar las extensas tierras, bienes raíces e industrias que poseían. Así como las importantes colecciones de arte y los extensos archivos de su padre. Completó su licenciatura en Derecho en la Universidad Checa de Praga y luchó en la Primera Guerra Mundial. La Primera Guerra Mundial trajo muchos cambios a las tierras checas. La República de Checoslovaquia se proclamó el 28 de octubre de 1918. Adolfo parecía mejor preparado que su padre para hacer frente a estos nuevos cambios. A partir de 1923, se hizo cargo de todos los negocios de la familia. El 29 de octubre de 1930 en Colmar-Berg, Adolfo se casó con la Princesa Hilda de Luxemburgo y Nassau, hija del Gran Duque Guillermo IV de Luxemburgo, y de la Infanta María Ana de Portugal. La pareja compartía la pasión por la agricultura, la fauna y la botánica y pasó gran parte de su tiempo en su Stará Obora, pabellón de caza cerca de Hluboká. En 1933 adquirieron tierras en Kenia. Adolfo heredó las fincas de la familia tras la muerte de su padre en 1938. La oposición de Adolfo hacia los nazis y el Tercer Reich estaba claro incluso antes de la ocupación de las tierras checas y el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Schwarzenberg dejó Checoslovaquia ocupada y se estableció temporalmente en su casa en Bordighera, Italia. En 1940, la Gestapo confiscó todos los bienes de la familia. El Stará Obora de caza se convirtió en un sanatorio para los oficiales alemanes. Los presos del campo de concentración de Terezín fueron obligados a trabajar allí en condiciones infrahumanas. Durante su estancia en los EE.UU., Adolfo apoyó la resistencia y fue un opositor del régimen nazi. Se matriculó en la Universidad de Columbia para estudiar un segundo doctorado. Su tesis, una biografía de Félix, el Príncipe Schwarzenberg, fue publicado en 1946. Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, él y su esposa regresaron a Europa, tras casi cinco años en los EE.UU. Todos sus bienes checos fueron confiscados por el nuevo gobierno nacional. El recurso contra la confiscación fue presentado por el abogado de Schwarzenberg en el plazo previsto de dos semanas y todavía está pendiente hoy, después de más de 60 años. Hizo su última morada en Katsch, un pequeño pueblo de Austria, donde él e Hilda, una vez más se instalaron en un en un pabellón de caza, viajando de vez en cuando a Bordighera, Italia, donde murió el 27 de 1950.