martes, 1 de noviembre de 2011

REINA ISABEL II DE ESPAÑA.

Isabel de Borbón. Nació el 10 de octubre de 1830 en Madrid, España. Única Reina de España de la edad contemporánea. Hija mayor del Rey Fernando VII de España, y de su cuarta esposa y sobrina, María Cristina, Princesa de Nápoles. María Cristina se convirtió en Regente el 29 de septiembre de 1833, cuando su hija Isabel de tres años de edad, fue proclamada Reina reinante tras la muerte de su padre. Isabel subió al trono, ya que Fernando VII había inducido a las Cortes Generales a eliminar la ley Sálica, introducida por los Borbones en el siglo XVIII, y restablecer la ley de sucesión anterior. Sin embargo, el hermano de Fernando, el Infante Carlos, luchó siete años durante la minoría de Isabel para disputar su título. Carlos y sus descendientes eran conocidos por sus seguidores como carlistas, y la lucha por la sucesión ha sido objeto de una serie de guerras carlistas en el siglo XIX. El reinado de Isabel se mantuvo sólo a través del apoyo del ejército. Las Cortes y los liberales moderados y progresistas restablecieron el gobierno constitucional y parlamentario, disolvieron las órdenes religiosas y sus bienes fueron confiscados, incluido los de los jesuitas. Por otro lado se trató de restaurar el orden en las finanzas de España. Luego de la guerra carlista, la Regente, María Cristina, renunció para dar paso a Baldomero Espartero, Príncipe de Vergara, el más exitoso y popular General isabelino. Espartero, era un progresista, y fue Regente sólo dos años. Este gobierno indujo a las Cortes a declarar a Isabel mayor de edad a los 13 años. Tres años más tarde, el 10 de octubre de 1846, a los 16 años de edad, la Reina Isabel II de España se casó con su primo hermano, Francisco de Asís de Borbón, el mismo día en que su hermana menor, la Infanta Luisa Fernanda, se casó con Antonio de Orleans, Duque de Montpensier. A Isabel no se le permitió elegir esposo, y éste no debía ser miembro de ninguna casa real extrajera para no romper el equilibrio internacional reinante en ese momento. A consecuencia de esto, el matrimonio no fue feliz, incluso había fuertes rumores sobre la paternidad de los hijos de la Reina, debido a que su consorte aparentemente era homosexual. La pareja tuvo once hijos, pero sólo cinco alcanzaron la edad adulta: Luis de Borbón y Borbón; Fernando de Borbón y Borbón; María Isabel de Borbón y Borbón, Princesa de Asturias, casada con el Príncipe Cayetano, Conde de Girgenti; María Cristina de Borbón y Borbón; Francisco de Borbón y Borbón; Alfonso de Borbón y Borbón, Príncipe de Asturias, futuro Alfonso XII de España; María de la Concepción de Borbón y Borbón; María del Pilar de Borbón y Borbón; María de la Paz de Borbón y Borbón, casada con el Príncipe Luis Fernando de Baviera; María Eulalia de la Piedad de Borbón y Borbón, casada con el Infante Antonio, Duque de Galliera; y Francisco de Asís de Borbón y Borbón. Isabel reinó personalmente desde 1843 hasta 1868, interfiriendo a menudo en la política de una manera caprichosa, sin fundamentos, lo cual la hizo muy impopular. Se mostró a favor de sus Generales y estadistas reaccionarios y, de la Iglesia y las órdenes religiosas. Otros acontecimientos de su reinado fueron: la guerra contra Marruecos en 1859, que terminó en un tratado ventajoso para España y la cesión de parte del territorio marroquí; la infructuosa guerra contra las Islas Chincha de Perú y Chile; las tensiones con Estados Unidos; las revueltas de independencia en Cuba y Puerto Rico; y algunos avances en las obras públicas, especialmente en ferrocarriles, y una leve mejora en el comercio y las finanzas. A finales de septiembre de 1868, Isabel debió exiliarse, luego que sus Generales moderados pusieran poca resistencia en la batalla de Alcolea. Esta revuelta, que depuso a Isabel, se conoce como la Revolución Gloriosa, y marcó el comienzo de la Primera República Española. Luego de largas deliberaciones, Isabel fue reemplazada en el trono por el Rey Amadeo I de Saboya, hijo del Rey de Italia. Su exilio ayudó a provocar la guerra franco-prusiana, ya que Napoleón III no podía aceptar la posibilidad de que un alemán, el Príncipe Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen, pudiera reemplazar a Isabel, de la Dinastía de los Borbones españoles y tatara-tatara-nieta del Rey Felipe V de España, de origen francés. La Primera República Española se derrumbó en diciembre de 1874. Isabel había sido inducida a abdicar en París el 25 de junio de 1870, a favor de su hijo, el Rey Alfonso XII, para ayudar a la Restauración. Tras el colapso de la República, Alfonso ascendió al trono. Isabel había dejado a su marido en marzo, y continuó viviendo en Francia dluego de la restauración en 1874. Con motivo de una de sus visitas a Madrid durante el reinado de Alfonso XII, comenzó a intrigar con los políticos de la capital, por lo que se le pidió perentoriamente regresar al extranjero. Residió en París durante el resto de su vida, y rara vez viajó al extranjero a excepción de unas cuantas visitas a España. Durante su exilio, ella se acercó más a su marido, con quien mantuvo una amistad ambigua hasta su muerte en 1902. Sus últimos días estuvieron marcados por los problemas matrimoniales de su hija menor, Eulalia. La Reina Isabel II de España murió el 10 de abril de 1904, a los 73 años de edad. Su cuerpo fue sepultado en El Escorial.