jueves, 17 de noviembre de 2011

PRÍNCIPE ANDRÉS DE GRECIA Y DINAMARCA.

Andrés de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg. Nació el 02 de febrero de 1882 en Atenas, Grecia. Hijo del Rey Jorge I de Grecia y de la Gran Duquesa Olga Constantinovna de Rusia. Sus tutores le enseñaron inglés, pero en las conversaciones con sus padres, sólo hablaba griego. Además hablaba alemán, danés, ruso y francés. Estudió en la escuela de cadetes en la universidad en Atenas, y recibió clases particulares adicionales en temas militares. A pesar de su miopía, Andrés se unió al ejército como oficial de caballería en mayo de 1901. En 1902, el Príncipe Andrés se reunió con la Princesa Alicia de Battenberg en la coronación de su tío abuelo y esposo de su tía, el Rey Eduardo VII de Inglaterra, en Londres. Alicia era hija del Príncipe Luis de Battenberg y de la Princesa Victoria de Hesse y del Rhin. Los jóvenes se enamoraron, y al año siguiente, el 06 de octubre de 1903, se casaron en una boda civil en Darmstadt. Al día siguiente, dos servicios de bodas religiosas se llevaron a cabo: un luterano y otro ortodoxo griego. De dicho matrimonio nacieron cinco hijos: la Princesa Margarita, casada con el Príncipe Gottfried de Hohenlohe-Langenburg; la Princesa Teodora, casada con el Príncipe Berthold, Margrave de Baden; la Princesa Cecilia, casada con Jorge Donatus, Gran Duque Heredero de Hesse; la Princesa Sofía, casada con el Príncipe Christoph de Hesse y con el Príncipe Jorge de Hannover; y el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, casado con la Reina Isabel II de Inglaterra. En 1909, la situación política en Grecia llevó a un golpe de Estado, ya que el gobierno de Atenas se negó a apoyar al Parlamento de Creta, que había llamado a la unión de Creta (aún nominalmente parte del Imperio Otomano) con el continente griego. Un grupo de oficiales descontentos formaron una liga de militares nacionalistas griegos que condujeron a la dimisión del Príncipe Andrés en el ejército. Con el estallido de la Guerra de los Balcanes en 1912, Andrés fue reinstalado en el ejército como Teniente Coronel en el III Regimiento de Caballería. Durante la guerra, su padre fue asesinado y Andrés heredó una villa en la isla de Corfú, Mon Repos. Su hermano mayor, Constantino, se convirtió en el nuevo Rey de Grecia. Durante la Primera Guerra Mundial, continuó visitando Gran Bretaña, a pesar de las acusaciones en la Cámara de los Comunes donde se decía que era un agente alemán. Su hermano, el Rey Constantino, siguió una política de neutralidad. En junio de 1917, la política de neutralidad del Rey se había vuelto tan insostenible que abdicó y la familia real griega se vio forzada al exilio. Los siguientes años, la mayoría de la familia real griega vivió en Suiza. Durante tres años, el segundo hijo de Constantino, Alejandro, fue el nuevo Rey de Grecia, hasta su temprana muerte debido a los efectos de una mordedura de mono. Constantino fue restaurada, y Andrés fue una vez reinstalado en el ejército, esta vez como General Mayor. Participó en la Guerra Greco-Turca (1919-1922), guerra que tuvo un mal final para Grecia, perdiendo territorio. La insatisfacción con el progreso de la guerra llevó a otro golpe de estado en 1922 durante el cual el Príncipe Andrés fue arrestado, y hallado culpable de "desobedecer una orden" y "actuar por su propia iniciativa" durante la batalla del año anterior. Como resultado fue exiliado por segunda vez ese mismo año, pasando la mayor parte del resto de su vida en Francia. Durante su tiempo en el exilio la familia se dispersó cada vez más. Alicia sufrió un colapso nervioso, internándose en Suiza. Sus hijas se casaron y se establecieron en Alemania, y Felipe fue enviado a la escuela en el Reino Unido, donde fue asistido por los familiares británicos de su madre. Andrés, solo, se estableció en el sur de Francia. En la Riviera Francesa, Andrés vivía en un apartamento pequeño, o habitaciones de hotel, o a bordo de un yate con su amiga, la Condesa Andrée de la Bigne. Su matrimonio con Alicia ya había terminado, y tras su recuperación y alta médica, ella regresó a Grecia. En 1936, su sentencia de exilio fue anulada por las leyes de emergencia, que también restituyeron las propiedades y rentas vitalicias del Rey. Andrés regresó a Grecia para una breve visita en mayo. Al año siguiente, su hija Cecilia, su yerno y dos de sus nietos murieron en un accidente aéreo en Ostende. Volvió a ver a su esposa por primera vez en seis años en el funeral, que contó también con la presencia del jerarca nazi Hermann Göring. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, se encontró esencialmente atrapado en la Francia de Vichy, mientras que su hijo, el Príncipe Felipe, luchó en el bando de los británicos. Ellos no pudieron verse ni mantener correspondencia. Dos de los yernos supervivientes de Andrés, lucharon en el bando alemán: El Príncipe Christoph de Hesse y Berthold, Margrave de Baden. Durante cinco años, Andrés no vio ni su esposa ni a su hijo. Separado de su esposa e hijo por los efectos de la guerra, Andrés murió en Monte Carlo, Mónaco, el 03 de diciembre de 1944, a los 62 años de edad, a causa de una insuficiencia cardíaca, justo cuando la guerra tocaba a su fin. Andrés fue primeramente sepultado en la iglesia ortodoxa rusa de Niza, Francia, sin embargo, en 1946 sus restos fueron trasladados al cementerio real de Tatoi, cerca de Atenas.