viernes, 11 de noviembre de 2011

INFANTA LEONOR DE ESPAÑA.

Leonor de Borbón Ortiz. Nació el 31 de octubre de 2005 en Madrid, España. Es la hija primogénita de Don Felipe, Príncipe de Asturias, y Doña Letizia Ortiz. Por ser hija del Heredero de la Corona recibe desde su nacimiento el tratamiento de Alteza Real y la dignidad de Infanta de España. Ocupa el segundo lugar en la Línea de sucesión al Trono de España y ha desplazado en la misma a sus tías, la Infanta Elena, la Infanta Cristina y sus respectivos hijos e hijas. En virtud de las reglas de sucesión recogidas en el artículo 57 de la Constitución Española de 1978 podría llegar a ser Princesa de Asturias (con los títulos anexos de Princesa de Gerona, Princesa de Viana, Duquesa de Montblanc, Condesa de Cervera y Señora de Balaguer) el día en que su padre ascienda al Trono, en tanto éste no tenga descendencia masculina; en caso de que así sea, el hermano o hermanos varones desplazarían a Leonor de Borbón y tendrían preferencia en la línea de sucesión. Sus apariciones en público hasta ahora, como las de su hermana Sofía, se limitan a tres o cuatro ocasiones al año (Inicio del curso escolar, Misa de Pascua, Vacaciones en Palma, etc.). La Infanta Leonor asistió por primera vez, junto con su hermana la Infanta Sofía, a una recepción oficial en el Palacio Real de Madrid con motivo de la victoria de la Selección de fútbol de España en la Copa Mundial de Fútbol de 2010 el 12 de julio de 2010 con los Reyes, los Príncipes de Asturias y la Infanta Elena. Al segundo acto que asistió, fue a la misa en honor de la Condesa de Barcelona en diciembre de ese mismo año, acto al que acudió toda la Familia Real. El nacimiento de Leonor avivó el debate público en España sobre la necesidad de reformar la Constitución española para eliminar la preferencia del varón sobre la mujer en el orden para suceder en el Trono, reforma que suscita la adhesión de la mayoría de fuerzas políticas y sociales y que se convierte en el único punto de acuerdo firme entre los partidos políticos a la hora de emprender una reforma eventual de la Constitución. En caso de que la Constitución sea finalmente reformada, o si el Príncipe de Asturias no tiene hijos varones, la Infanta podría convertirse en la cuarta mujer que reine en España (después de Isabel I, Juana I e Isabel II) y, en ese caso, prevalecería ante cualquier hermano varón.