lunes, 5 de septiembre de 2011

REY FEDERICO IV DE DINAMARCA. REY DE NORUEGA.

Federico de Oldenburg. Nació el 11 de octubre de 1671 en el castillo de Copenhague, Dinamarca. Hijo del Rey Cristian V de Dinamarca y Noruega, y de Carlota Amalia de Hesse-Kassel. Durante gran parte del reinado de Federico IV de Dinamarca se desarrolló la Gran Guerra del Norte (1700-1721) contra Suecia. Un primer combate de corta duración en el año 1700, finalizó con una invasión sueca y con amenazas desde el oeste por parte de las potencias navales de Europa. En 1709 Dinamarca entró nuevamente en guerra alentada por la derrota de Suecia en Poltava. Federico IV dirigió los soldados daneses en la batalla de Gadebusch en 1712. Aunque Dinamarca terminó en el lado victorioso, no pudo reconquistar posesiones perdidas en el sur de Suecia. El resultado más importante fue la destrucción del Ducado a favor de Suecia de Holstein-Gottorp y el restablecimiento de la dominación de Dinamarca en el Schleswig-Holstein. Su reforma interna más importante fue la abolición en 1702 de la vornedskab, una especie de servidumbre que había caído sobre los campesinos de Zelanda, en la Baja Edad Media. Tras la guerra, el comercio y la cultura florecieron. El primer teatro danés, Grönnegade Lille fue fundado y el gran dramaturgo Ludvig Holberg comenzó su carrera. También la colonización de Groenlandia fue iniciada por el misionero Hans Egede. Políticamente este periodo estuvo marcado por la creciente sospecha hacia la vieja nobleza y por la influencia de los parientes de su última esposa. Durante el gobierno de Federico, Copenhague fue golpeada por dos desastres: la plaga de 1711, y el gran incendio de octubre 1728 que destruyó la mayor parte de la capital medieval. El Rey, tras haber visitado dos veces Italia, construyó dos palacios en estilo barroco italiano: el palacio de Frederiksberg y el Palacio de Fredensborg, ambos monumentos construidos para conmemorar la conclusión de la Gran Guerra del Norte. Federico fue considerado un hombre responsable y a menudo, el más inteligente de los Monarcas absolutos de Dinamarca. Si bien carecía de interés en el conocimiento académico, era sin embargo un mecenas de la cultura, especialmente del arte y la arquitectura. Sus principales debilidades fueron probablemente el placer y las mujeres. El 05 de diciembre de 1695, se casó con Luisa de Mecklemburgo-Güstrow. De dicho matrimonio nacieron cinco hijos: Cristian; el Rey Cristian VI de Dinamarca; Federico Carlos: Jorge; y Carlota Amalia. Sin divorciarse de su esposa, el Rey se casó dos veces más. En 1703 con Isabel Elena von Vieregg, quien murió al año siguiente, tras dar a luz a su único hijo, Federico Gyldenlove. El 26 de junio de 1712 en Skanderborg, se casó en secreto con la Condesa Ana Sofía Reventlow, de 19 años de edad. Tras el matrimonio le otorgó el titulo "Duquesa de Schleswig". Tras la muerte de la Reina Luisa en Copenhague el 04 de abril de 1721, se casó nuevamente con ella, esta vez coronándola como Reina (fue la única esposa de un Rey danés hereditario en tener ese título sin ser Princesa de nacimiento). De dicha unión nacieron tres hijos: Cristiana Amalia de Oldenburg; Federico Cristian de Oldenburg; y Carlos de Oldenburg. Entre sus otras amantes destacó Carlota Elena von Schindel. La familia Reventlow se aprovechó de su parentesco con el Rey para enriquecerse. La hermana de Ana, Cristina Sofía de Holstein, fue apodada Madame canciller debido a su influencia. Durante los últimos años el Rey Federico padeció de una salud débil. El Rey Federico IV de Dinamarca murió el 12 de octubre de 1730, el Odense, Dinamarca, a los 59 años de edad. Fue sepultado en la catedral de Roskilde.