miércoles, 7 de septiembre de 2011

REY CRISTIAN VI DE DINAMARCA. REY DE NORUEGA.

Cristian de Oldenburg. Nació el 30 de noviembre de 1699 en Copenhague, Dinamarca. Hijo del Rey Federico IV de Dinamarca y de Luisa de Mecklenburg-Güstrow. El 07 de agosto de 1721 Cristian se casó con Sofía Magdalena de Brandenburgo-Kulmbach, hija de Cristian Enrique, Margrave de Brandenburgo- Bayreuht-Kulmbach, y de Sofía Cristina de Wolfstein. De dicho matrimonio nacieron tres hijos: Federico, Rey de Dinamarca y Noruega; Luisa; y Luisa, casada con el Duque Ernesto Federico III de Sajonia-Hildburghausen. El Príncipe Cristián se mostró escandalizado con la vida bígama de su padre, el Rey Federico IV de Dinamarca. Cuando éste murió, Cristián accedió al trono, y una de sus primeras acciones fue el desconocimiento del testamento de su padre, quitándole a la viuda, Ana Sofía Reventlow una parte considerable de su herencia, y desterrándola de la corte. Durante su reinado se convirtió en un gran líder religioso. Era muy piadoso y trató de impartir estas enseñanzas a sus súbditos. Esta presión religiosa, junto con su falta de encanto personal, lo convirtieron en uno de los más impopulares Reyes absolutistas de Dinamarca. Posteriormente, los historiadores han tratado de modificar dicha imagen, indicando que no era tan intolerante como se había dicho y que era un burócrata diligente y escrupuloso. Su época estuvo marcada en sus inicios por un retroceso económico, por lo que abolió las reformas de su padre de 1730. Los campesinos habían aprovechado la reforma de Federico IV y, desligados de los tiránicos propietarios de las tierras, una buena parte de ellos había migrado a las ciudades. Las presiones de los propietarios fueron en aumento al ver disminuir la mano de obra, y el Rey instauró el domicilio forzado en 1733. La nueva ley prohibió a los campesinos entre 14 y 36 años abandonar la propiedad donde habían nacido. Aunque la idea detrás de esta ley fue probablemente asegurar un número constante de soldados campesinos, posteriormente fue ampliamente considerado como el sometimiento definitivo de los campesinos daneses. Por lo tanto, este acto, también dañó la reputación de Cristian VI. La ley fue abolida en 1788. Por otro lado el Rey fue probablemente el mayor constructor danés del siglo XVIII. Entre sus obras se encuentra el palacio de Christiansborg, el palacio de Hirschholm y el Eremitage. Estos costosos edificios fueron erigidos con el propósito de representar el poder y la riqueza del Reino danés, aunque se convirtió en una carga económica para el pueblo. La política exterior de Cristian fue pacífica, manteniendo Dinamarca una estricta neutralidad. A nivel comercial se desarrolló una época de progreso, fundándose nuevas empresas y bancos. En oposición al carácter viajero de su padre, Cristián VI permaneció la mayor parte de su reinado en el país, a excepción de un solo viaje a Noruega y otro a los Ducados de Schleswig-Holstein. Era profundamente religioso, tímido, introvertido e intolerante, además de que padecía de una débil salud. La monotonía prevalecía en su corte; sólo se tocaba música religiosa y no se permitía el baile. Prohibió las diversiones en día domingo. En 1735 expidió una ordenanza religiosa represora que obligaba a la población a plegarse a los dictados religiosos, so pena de ser castigado con multas o ser prisionero en picotas. En 1736 introdujo la confirmación como un sacramento de la Iglesia de Dinamarca. El Rey Cristian VI de Dinamarca murió prematuramente el 06 de agosto de 1746 en Hørsholm, Dinamarca, a los 46 años de edad. Su cuerpo fue sepultado en la catedral de Roskilde.