sábado, 3 de septiembre de 2011

PRINCIPE CARLOS DE DINAMARCA.

Carlos de Oldenburg. Nació el 06 de octubre de 1680 en el castillo de Copenhague, Dinamarca. Hijo del Rey Cristian V de Dinamarca y de Carlota Amalia de Hesse-Kassel. El Príncipe Carlos tenía una salud débil y padecía de una leve sordera. Con el fin de beneficiarse de un clima más suave fue enviado a Francia e Italia en un viaje de estudios desde 1696 hasta 1699, pasando la mayor parte del tiempo en Montpellier. Durante el viaje estuvo acompañado por Carlos Adolfo von Plessen, un amigo cercano y compañero del Príncipe durante el resto de su vida, quien recibió en título de Chamberlain. Carlos se instaló en el en castillo de Jægerspris, otorgado por su hermano mayor, el Rey Federico IV de Dinamarca. De inmediato se embarcó en una importante ampliación del castillo. Era amante de los caballos, un interés que compartía con su padre y su hermano. De su madre, que murió en 1715, heredó Vemmetofte Manor y Manors Højstrup en Zelanda y el Palacio de Charlottenborg en Copenhague. Sus propiedades también incluyen un parque de diversiones en Copenhague. Nunca se casó y no tuvo hijos, ni llegó a participar en ninguna actividad política. En su lugar, mantuvo una vida retirada en sus propiedades. Cuando Federico IV coronó a Ana Sofía Reventlow coronó Reina, su hermana, la Princesa Hedwig Sofía de Dinamarca, abandonó la corte y se trasladó a la residencia de Carlos en Vemmetofte, quien también estaba en desacuerdo con dicha unión. Carlos Adolfo von Plessen siguió siendo un amigo cercano que tenía la reputación de ejercer una influencia tan grande en el Príncipe que en una ocasión el Rey exclamó: “Bueno, ahí llega el Príncipe Plessen con mi hermano Carlos”. Con el tiempo los hermanos se reconciliaron. Luego de sufrir de una débil salud a lo largo de su vida, el Príncipe Carlos murió a causa del sarampión, el 28 de octubre de 1708, a los 28 años de edad. Su cuerpo fue sepultado en la catedral de Roskilde.