viernes, 15 de julio de 2011

DUQUE AMADEO DE AOSTA. REY AMADEO I DE ESPAÑA.

Amadeo de Saboya. Nació el 30 de mayo de 1845 en Turín, Italia. Segundo hijo del Rey Víctor Manuel II de Italia y de la Archiduquesa Adelaida de Austria. Tras su nacimiento recibió el título hereditario de Duque de Aosta, creado especialmente para él. En 1867 su padre cedió a los ruegos de los parlamentarios, y el 30 de mayo de ese año, Amadeo se casó con doña María de la Victoria de Pozzo. El rey se opuso inicialmente a dicha unión debido al rango inferior de la novia y a que tenía planes para casarlo con una Princesa alemana. Doña María de la Victoria no era de sangre real, pero era la única heredera de la inmensa fortuna de su padre, que posteriormente heredó, por lo que los Duques de Aosta pudieron prescindir de las pensiones reales. De dicho matrimonio nacieron tres hijos: Emanuel Filiberto de Saboya, casado con la Princesa Elena de Orleans; Víctor Emanuel de Saboya; y Luis Amedeo de Saboya. Luego de la revolución española que depuso a la Reina Isabel II de España, las nuevas Cortes decidieron restablecer la monarquía bajo una nueva Dinastía. El Duque de Aosta, fue elegido Rey como Amadeo I el 16 de noviembre de 1870. Juró defender la Constitución en Madrid el 02 de enero de 1871. La elección del nuevo Rey coincidió con el asesinato del General Juan Prim, su principal respaldo. Después de eso, Amadeo tuvo que lidiar con situaciones difíciles, con la inestabilidad política española, las conspiraciones republicanas, los alzamientos carlistas, el separatismo en Cuba, las disputas entre personas del mismo partido, los gobiernos fugaces y los intentos de asesinato. Sólo contaba con el apoyo del partido progresista, cuyos dirigentes negociaban sin consultar con el gobierno, gracias a la mayoría parlamentaria y al fraude electoral. Los progresistas se dividían en monárquicos y constitucionalistas, lo que agudizó la inestabilidad, y en 1872 los conflictos interpartidistas llegaron a su máximo. Hubo levantamientos carlistas en el País Vasco y Cataluña, y levantamientos republicanos en ciudades de todo el país. El cuerpo de artillería del ejército se declaró en huelga, y el gobierno pidió al Rey apaciguarlos. Tras entender que no podía reinar sin apoyo popular, Amadeo abdicó del trono español el 11 de febrero de 1873. A las diez de esa misma noche, España se proclamó como República, momento en el que Amadeo realizó una comparecencia ante las Cortes, proclamando el pueblo español era ingobernable. Tras la abdicación, el Rey abandonó España y regresó a Italia, donde retomó el título de Duque de Aosta. Luego de la muerte de su primera esposa, se casó con su sobrina francesa, la Princesa María Letizia Bonaparte, hija de su hermana María Clotilde de Saboya y de Napoleón José Bonaparte, sobrino del Emperador Napoleón I de Francia. La boda se llevó a cabo el 11 de septiembre de 1888 en Turín, Italia. De dicho matrimonio nació un hijo, Umberto, que murió a causa de la gripe durante la Primera Guerra Mundial. Amadeo permaneció en Turín, hasta su muerte el 18 de enero de 1890, menos de dos años después de casarse con su segunda esposa. Tenía 44 años de edad.