miércoles, 15 de junio de 2011

PRÍNCIPE LUIS DE ORLEANS. DUQUE DE NEMOURS.

Luis de Orleans. Nació el 25 de octubre de 1814 en el Palais Royal, en París, Francia. Hijo del Rey Luis Felipe I de Francia y de la Princesa María Amalia de Nápoles y Sicilia. A los doce años de edad fue nombrado Coronel del primer regimiento de cazadores, y en 1830 se convirtió en Caballero de la Orden del Espíritu Santo. En 1825 su nombre fue mencionado como un posible candidato para el trono de Grecia, y en febrero de 1831 fue nombrado Rey de los belgas, pero la situación internacional hizo que su padre no permitiera que su hijo aceptara la corona. Luis integró la expedición contra la ciudad argelina de Constantina, en el otoño de 1836, y en la segunda expedición, en 1837, se le confió el mando de una brigada y la dirección de las operaciones de asedio. Navegó por tercera vez a Argelia en 1841, sirviendo en el ejército bajo el General Bugeaud. A su regreso a Francia se convirtió en Comandante de campo de Compiègne. Fue enviado en representaciones diplomáticas a Inglaterra en 1835, 1838 y 1845, y a Berlín y Viena en 1836. El 26 de abril de 1840, Luis de Orleans se casó con la Princesa Victoria de Sajonia-Coburgo y Kohary en el Château de Saint-Cloud, Francia. Victoria era hija del Príncipe Fernando de Sajonia-Coburgo y Gotha y de la Princesa María Antonia Kohary de Csábrág. De dicho matrimonio nacieron cuatro hijo: Gastón de Orleans, Conde de Eu, casado con Isabel, Princesa Imperial de Brasil, hija mayor y heredera del Emperador Don Pedro II de Brasil; Fernando Feliep de Orleans, Duque de Alecon, casado con la Duquesa Sofía de Baviera, hermana de la Emperatriz Sissi de Austria; Margarita Adelaida de Orleans, casada con el Príncipe Ladislao Czartoryski; y María Blanca de Orleans. Tras la muerte de su hermano mayor, Fernando, Duque de Orleans, en 1842, Luis tomó una posición de mayor importancia como Regente natural en el caso del ascenso al trono de su sobrino, el Conde de París. Durante el estallido de la revolución de 1848, ocupó las Tullerías el tiempo suficiente para cubrir la retirada del Rey, pero se abstuvo de iniciar medidas activas contra los manifestantes. Sin embargo, debió disfrazarse con el uniforme de la guardia nacional, para poder escapar y salvar su vida. Se exilió a Inglaterra, donde se radicó con sus padres en Claremont. Su principal objetivo durante su exilio, sobre todo después de la muerte de su padre, fue lograr la reconciliación entre las dos ramas de la casa de Borbón, indispensable para el restablecimiento de la monarquía francesa. Estos deseos se vieron frustrados en parte por la actitud del Conde de Chambord, y por el otro, a causa de la determinación de la Duquesa de Orleans en mantener las pretensiones del Conde de París. Las largas negociaciones terminaron en 1857 con una carta, escrita por Nemours, a su hermano, Francisco, Príncipe de Joinville, en la que insistía en que Chambord debía expresar su adhesión a la bandera tricolor y a los principios de un gobierno constitucional. En 1871 los Príncipes de Orleans renovaron su fidelidad a la rama principal de su casa, pero que no fueron consultados cuando el Conde de Chambord llegó a París en 1873, y sus diferencias políticas se mantuvieron hasta su muerte en 1883. En 1871 el exilio impuesto a los Príncipes franceses fue anulado y Luis regresó a Francia. En marzo de 1872 le fue restituido su rango en el ejército como General de división, y fue colocado en la primera sección del Estado Mayor General. Tras su retiro como soldado activo, continuó actuando como Presidente de la Sociedad de la Cruz Roja hasta 1881, cuando nuevos decretos contra los Príncipes de la Sangre lo llevó a su retiro de la sociedad parisina. Luis de Orleans, Duque Nemours, murió en Versalles el 26 de junio de 1896, a los 82 años de edad. Su esposa había muerto en Claremont el 10 de noviembre de 1857, dos meses después de parir a su última hija.