viernes, 10 de junio de 2011

PRINCESA BEATRIZ DE INGLATERRA. DUQUESA CONSORTE DE GALLIERA.

Beatriz de Sajonia-Coburgo y Gotha. Nació el 20 de abril de 1884 en Eastwell Park, Kent, Inglaterra. Hija del Príncipe Alfredo de Inglaterra, Duque de Edimburgo, y de la Gran Duquesa María Alexandrovna de Rusia. Como nieta de la Reina Victoria I de Inglaterra, Beatriz ostentaba el título de Princesa del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, y el tratamiento de Su Alteza Real. Beatriz pasó gran parte de su infancia en Malta, donde su padre servía en la Marina Real. A la muerte del tío de su padre, Ernesto II, Duque de Sajonia-Coburgo y Gotha, el 22 de agosto de 1893, el Ducado recayó en el Duque de Edimburgo. Desde entonces la familia estableció su residencia en Coburgo. En 1902, la Princesa Beatriz tuvo un romance con el Gran Duque Miguel de Rusia, hermano menor del Emperador Nicolás II, y en ese entonces presunto Heredero al trono imperial. Sin embargo, se le impidió casarse con la Gran Duque ya que la Iglesia Ortodoxa rusa prohibió el matrimonio por ser primos hermanos, aunque este tipo de matrimonios habían sido permitidos previamente en la Corte de los Romanov. Nicolás II, el Jefe oficial de la iglesia de Rusia, se negó a flexibilizar nuevamente las reglas por su hermano. En noviembre de 1903, Miguel escribió a Beatriz que no podía casarse con ella. La situación se vio agravada por una carta que Beatriz recibió de su hermana mayor, Victoria Melita, en la que Miguel se culpaba por haber iniciado el trágico romance. Un par de años más tarde, Victoria Melita se divorció de su primo Ernesto Luis, Gran Duque de Hesse, y quiso casarse con otro primo, el Gran Duque Cirilo Vladimirovich Romanov, matrimonio prohibido también por el Emperador. Sin embargo, la pareja se exilió y se casó en el extranjero. Beatriz fue enviada a Egipto para recuperarse de su angustia, pero continuó escribiendo cartas de reproche a Miguel hasta 1905. Se rumoreó un posible matrimonio con el Rey Alfonso XIII de España, pero resultó ser falso. El Rey finalmente se casó con la Princesa Victoria Eugenia de Battenberg en 1906. Fue en su boda que Beatriz conoció a un primo del Rey Alfonso, Alfonso de Orleans y Borbón, Infante de España, Duque de Galliera, hijo del Infante Antonio, Duque de Galliera, y de la Infanta Eulalia de España. El gobierno español se opuso al matrimonio con una Princesa británica ya que, a diferencia de la Reina Victoria Eugenia, no había accedido a convertirse al catolicismo romano. El Rey se vio obligado a dejar en claro que, si la boda tenía lugar, la pareja tendría que vivir en el exilio. Beatriz y Alfonso se casaron en una ceremonia católica y luterana en Coburgo, Alemania, el 15 de julio de 1909. La pareja se estableció en Coburgo, hasta que, en 1912, se les permitió regresar a España, y el rango de Infante le fue restaurado. Existe alguna evidencia de que el Rey Alfonso XIII trató de seducir a Beatriz, pero ella no cedió. Por lo tanto, el Rey expulsó a la pareja de España, con el pretexto de enviar al Infante Alfonso a una misión en Suiza. Al mismo tiempo, el círculo de amigos del Rey, que despreciaba tanto a la Reina como a Beatriz, empezó a difundir rumores maliciosos diciendo que Beatriz había sido expulsada por su mal comportamiento, lo cual no era cierto. La pareja tuvo tres hijos: Álvaro Antonio; Alfonso María, muerto en combate durante la Guerra Civil Española; y Ataulfo Alejandro. La familia se trasladó a Inglaterra, donde sus tres hijos fueron educados en Winchester College. La Familia Real Española finalmente cedió, y Beatriz y su familia regresaron a España, estableciendo su hogar en una finca de Sanlúcar de Barrameda. La década de 1930 fue un período triste para la familia, debido a que el colapso de la monarquía española y la posterior guerra civil condujo a la pérdida de gran parte de la riqueza de la familia. Luego del establecimiento de la Segunda República española en 1931, el Rey Alfonso y su familia huyeron al exilio en Italia. En los siguientes años, la situación política en España empeoraba a medida que diversos grupos luchaban por el poder. A finales de la década de 1930, el conflicto se había convertido en una guerra civil total. Beatriz y Alfonso perdieron sus bienes durante la guerra, y el segundo hijo de la pareja, Alfonso, murió luchando contra los comunistas. Beatriz murió en su finca de El Botánico, en Sanlúcar de Barrameda el 13 de julio de 1966, a los 82 años de edad. Su marido le sobrevivió nueve años. Su hijo Ataulfo murió soltero, en 1974. Sus únicos nietos son los hijos del Príncipe Álvaro.