viernes, 22 de abril de 2011

PRINCESA VICTORIA DE FRANCIA.

Victoria de Borbón. Nació el 11 de mayo de 1733 en Versalles, Francia. Hija del Rey Luis XV de Francia y de María Leszczynska. Luego de nacer fue trasladada a vivir a la Abadía de Fontevraud, junto con sus hermanas. Allí permaneció hasta 1748 cuando tenía 15 años de edad, momento en el cual se le permitió regresar a la corte de su padre. Cercana a su religiosa madre, compartía con ella y sus hermanos, el repudio a las frecuentes relaciones adúlteras de su padre. Según los historiadores, era la hija más hermosa del Rey, aunque nunca se casó. En 1753, se sugirió que se casara con su cuñado, el Rey Fernando VI de España, ya que su esposa se encontraba gravemente enferma. A pesar de su enfermedad, sin embargo, la Reina de España sobrevivió cinco años más. En 1765, su hermano mayor murió de tuberculosis en Fontainebleau, a la edad de 36 años. En 1768, Versalles se cubrió nuevamente de luto por la muerte de la Reina. Esta pena se ve agravada por el hecho de que su padre había adquirido una nueva amante, la Condesa du Barry. El 16 de mayo de 1770, el sobrino de Victoria, Luis Augusto, Delfín de Francia, se casó con la Archiduquesa María Antonia de Austria. La boda tuvo lugar en Versalles. Victoria y su hermana mayor, Adelaida, conocieron a la joven y trataron de utilizar su influencia sobre el Rey con el fin de deshacerse de du Barry. Esta idea sólo funcionó temporalmente. Aunque, inicialmente rechazaba a la Condesa du Barry, la Delfina pronto cambió de actitud, aconsejada por su poderosa madre, la Emperatriz María Teresa de Austria, debido a que las relaciones entre Austria y Francia, se estaban complicando debido a dicho comportamiento. Las hijas del Rey, sin embargo, se salieron con la suya cuando Luis XV envió a Madame du Barry lejos de Versalles, justo antes de morir en 1774 a fin de que pudiera recibir los últimos sacramentos de la Iglesia Católica. Su sucesor Luis XVI, sobrino de Victoria, exilió permanentemente a la Condesa de la corte. La vida cambió rotundamente para las hijas sobrevivientes de Luis XV, durante el reinado de Luis XVI. A pesar de que a las Princesas se les permitió permanecer en la corte y mantener sus departamentos en Versalles, los cortesanos de Versalles pronto se olvidaron de ellas, ya que estaban mucho más preocupados en mostrar su lealtad a Luis XVI y su esposa. Como resultado Victoria y su hermana Adelaida, comenzaron a realizar costosos viajes por el país. Tales gastos se convirtieron en una pesada carga para las finanzas del Reino, lo cual ayudó a avivar las llamas de la Revolución Francesa. Victoria de Francia murió el 07 de junio de 1799 en Trieste, Italia, a los 66 años de edad.