sábado, 9 de octubre de 2010

FERNANDO I DE AUSTRIA.


Fernando de Habsburgo-Lorena. Nació el 19 de abril de 1793 en Viena, Austria. Emperador de Austria, Presidente de la Confederación de Alemania, Rey de Hungría y Bohemia. Hijo de Francisco II, Emperador del Sacro Imperio Romano y de la Princesa María Teresa de las Dos Sicilias. Como resultado de la cercanía genética de sus padres, Fernando sufría de epilepsia, tenía una cabeza anormalmente grande, problemas neurológicos y un impedimento en el habla. Subió al trono el 28 de septiembre de 1830 como el Emperador Fernando I de Austria, Rey de Hungría y Bohemia. El 27 de febrero de 1831 en Viena, Austria, el Emperador Fernando I de Austria se cascó con la Princesa María Ana de Saboya, hija del Rey Víctor Manuel I de Cerdeña y de la Archiduquesa María Teresa de Austria-Este. De dicho matrimonio no nacieron hijos, situación ya prevista por los médicos de la Corte. Fernando era incapaz de gobernar su imperio, por lo que su padre, antes de su muerte, redactó un testamento donde determinaba que se debía consultar al Archiduque Luis de Austria en todo lo relacionado a la política imperial y al Príncipe Metternich, canciller de Austria. Tras la revolución de 1848, el Emperador abdicó al trono el 02 de diciembre de 1848. El siguiente en el orden de sucesión era su hermano menor, el Archiduque Fernando Carlos, pero éste fue persuadido a renunciar a sus derechos sucesorios en favor de su hijo, el Archiduque Francisco José de Austria, quien gobernaría durante los próximos 68 años. Fernando fue el último Rey de Bohemia en ser coronado como tal. Debido a su simpatía con Bohemia, donde pasó el resto de su vida en el Castillo Hradčany de Praga, se le dio el apodo de Checa. El Emperador Fernando I de Austria murió el 29 de junio de 795 en Praga, Rep. Checa, a los 82 años de edad. Su cuerpo fue sepultado en la Cripta Imperial de Viena.