jueves, 16 de septiembre de 2010

GRAN DUQUE LEOPOLDO II DE TOSCANA. ARCHIDUQUE DE AUSTRIA.


Leopoldo de Habsburgo-Lorena. Nació el 03 de octubre de 1797 en Florencia, Italia. Hijo de Fernando III, Gran Duque de Toscana y Archiduque de Austria, y de la Princesa Luisa María de las Dos Sicilias. Sucedió a su padre el 18 de junio de 1824 como el Gran Duque Leopoldo II de Toscana. Durante los primeros veinte años de su reinado se dedicó al desarrollo interno del estado. Fue el más suave y menos reaccionario de todos los déspotas italianos de la época, y aunque siempre sujeto a la influencia austriaca se negó a adoptar los métodos del gobierno austríaco, permitiendo en justa medida la libertad de prensa, y permitió a muchos exiliados políticos de otros estados residir tranquilos en Toscana. Leopoldo II se casó por poderes el 28 de octubre de 1817 en Dresde, Alemania, y personalmente el 16 de noviembre de 1817 en Florencia, con la Princesa María Ana de Sajonia, hija del Príncipe Maximiliano de Sajonia y de la Princesa Carolina de Borbón-Parma. De dicho matrimonio nacieron 3 hijos: la Archiduquesa María Carolina de Austria-Toscana; la Archiduquesa Augusta de Austria-Toscana, casada con Leopoldo, Príncipe Regente de Baviera; y la Archiduquesa María Maximiliana de Austria-Toscana. María Anna murió en Pisa el 24 de abril de 1832. El 07 de junio de 1833 en Nápoles, Leopoldo contrajo segundas nupcias con la Princesa María Antonieta de las Dos Sicilias, hija del Rey Francisco I de las Dos Sicilias y de la Infanta María Isabel de España. De dicho matrimonio nacieron 10 hijos: la Archiduquesa María Isabel de Austria-Toscana, casada con Francisco, Conde de Trani; Fernando IV, Gran Duque de Toscana; la Archiduquesa María Teresa de Austria-Toscana; la Archiduquesa María Cristina de Austria-Toscana; el Archiduque Carlos Salvador de Austria-Toscana, casado con la Princesa María Inmaculada de Borbón-Dos Sicilias; la Archiduquesa María Ana de Austria-Toscana; el Archiduque Raineri Salvatore de Austria-Toscana; la Archiduquesa María Luisa de Austria-Toscana, casada con el Príncipe Carlos zu und Büdingen Isenburg; el Archiduque Luis Salvador de Austria-Toscana; y el Archiduque Johann Salvador de Austria-Toscana. A principios de 1840 una sensación de malestar se diseminaba por Italia, incluso en la Toscana, pidiéndose una Constitución y otras reformas políticas. Leopoldo concedió una serie de reformas administrativas. Pero la influencia austríaca le impidió ir más allá, aunque hubiese querido hacerlo. La elección del Papa Pío IX dio un nuevo impulso al movimiento liberal, y el 04 de septiembre de 1847 Leopoldo instituyo la Guardia Nacional (un primer paso hacia la constitución) y poco después el Marqués Cosimo Ridolfi fue nombrado Primer Ministro. En 1848 la Toscana tuvo su propia Constitución. El Gran Duque fue depuesto brevemente por un gobierno provisional en 1849, sólo para ser restaurado el mismo año con la ayuda de las tropas austriacas, que ocuparon el estado hasta 1855. Leopoldo intentó aplicar una política de neutralidad en la Segunda Guerra italiana de Independencia, pero se vio expulsado por un golpe de Estado incruento el 27 de abril de 1859, justo antes del comienzo de la guerra. La familia del Gran Ducal se trasladó a Bolonia, territorio papal. Toscana fue ocupada por el Rey Víctor Manuel II de Cerdeña durante el conflicto. La paz preliminar de Villafranca, entre el Emperador Napoleón III de Francia y el Emperador Francisco José I de Austria-Hungría, el 11 de julio, estableció la devolución de Florencia a los Habsburgo, pero Leopoldo era visto como demasiado impopular para ser aceptado, por lo que el 21 de julio de 1859 abdicó el trono en favor de su hijo, Fernando. Fernando, sin embargo, no era más aceptable para los revolucionarios que su padre. Por ello el gobierno provisional proclamó la deposición de la Casa de los Habsburgo el 16 de agosto. Se habló del establecer un Reino central italiano con Leopoldo como Rey, para formar parte de una gran federación italiana, pero al mismo tiempo el Gran Duque, alertado por las agitaciones revolucionarias y republicanas en Toscana y animado por el éxito de las tropas austriacas, dejó Florencia dirigiéndose a Siena, manifestando que no podía apoyar la asamblea constituyente. El 09 de febrero de 1849 se proclamó la república. La mayoría, temiendo una invasión austriaca, deseaba el regreso del Gran Duque, que nunca había sido impopular. El 25 de mayo los austríacos entraron en Florencia y el 28 de julio Leopoldo regresó. En abril de 1850 se firmó un tratado con Austria donde se establecía la continuidad por un período indefinido de la ocupación austriaca. Aunque en 1855 las tropas austríacas abandonaron la Toscana, la popularidad de Leopoldo se extinguió. Cuando en 1859 Francia y el Piamonte declararon la guerra a Austria, el gobierno de Leopoldo no pudo evitar que un elevado número de jóvenes voluntarios toscanos se unieran a las fuerzas franco-piamontesas. Las demandas populares pedían la abdicación de Leopoldo en favor de su hijo, una alianza con el Piamonte y la reorganización de la Toscana. Leopoldo primeramente dudó, pero finalmente rechazó las propuestas como un insulto a su dignidad. El 27 de abril hubo una gran movilización en Florencia, los colores de Italia se veían por todas partes, pero el orden se mantuvo, y el Gran Duque y su familia partieron a Bolonia sin ser molestados. Así, la revolución se llevó a cabo sin una sola gota de sangre derramada, y después de un período de gobierno provisional Toscana fue incorporada en el Reino de Italia. El 21 de julio Leopoldo abdicó en favor de su hijo Fernando IV de Toscana, quien nunca reinó, pero elevó una protesta desde Dresden. El Gran Duque Leopoldo II de Toscana era bien intencionado, agradable y más preocupado por sus súbditos que otros déspotas Italianos, pero era débil, y muy vinculado con sus lazos familiares y tradiciones de los Habsburgos para llegar a ser un verdadero liberal. Junto con su esposa, era el padrino fundador de L'Istituto Statale della Ss. Annunziata, la primera escuela femenina para las jóvenes aristócratas y nobles. Pasó sus últimos años en Austria, y murió en Roma el 28 de enero de 1870 a los 72 años de edad.