viernes, 3 de septiembre de 2010

ARCHIDUQUE GUILLERMO DE AUSTRIA-TESCHEN.


Guillermo de Habsburgo-Lorena. Nació el 10 de febrero de 1895 en Pula, Croacia. Hijo del Archiduque Carlos Esteban de Austria-Teschen y de la Archiduquesa María Teresa, Princesa de Toscana. Con el ascenso del nacionalismo durante el siglo XIX, el Archiduque Carlos Esteban decidió que su rama de la familia Habsburgo adoptaría una identidad polaca y lograr la lealtad entre los Habsburgo y los polacos. En consecuencia, sus hijos aprendieron polaco desde niños y trató de inculcar en ellos un sentido de patriotismo polaco. Guillermo, el hijo más joven, se rebeló contra su padre, y llegó a identificarse con los tradicionales rivales de los polacos, los ucranianos. Desarrolló una fascinación por la cultura ucraniana, y de joven se escapó de la hacienda de su familia, viajando de incógnito a los pueblos Hutsúl en las montañas cercanas a los Cárpatos y la Bukovina. Su interés por las personas relativamente pobres de Ucrania le ganó el apodo de "Príncipe Rojo". Finalmente, los Habsburgo llegaron a aceptar y fomentar este interés, siendo preparado por ellos para tomar un papel de liderazgo entre la gente de Ucrania, de manera similar a lo que llevaban a cabo en Polonia. Como miembro de la casa imperial de los Habsburgo, llegó a trabajar en estrecha colaboración con los diputados de Ucrania ante el parlamento del Imperio Austro-húngaro en un esfuerzo por obtener más derechos para la minoría ucraniana, actuando como nexo entre los líderes de la comunidad ucraniana y el Emperador Carlos I de Austria. Durante la ocupación alemana y austríaca de Ucrania en 1918, comandó un regimiento de fusileros ucraniano liberando el sur de Ucrania de las fuerzas bolcheviques. Los Habsburgo tenían la intención de que Guillermo se convirtiera en Rey de Ucrania, una vez finalizada la guerra. Sin embargo el imperio alemán se oponía a esta idea. Existieron varias tentativas por parte de los ucranianos para convertir a Guillermo en Soberano de Ucrania, convirtiendo así al país en una Monarquía. Sin embargo el Emperador Carlos I de Austria ordenó finalmente su retirada de Ucrania en octubre de 1918, debido a los levantamientos revolucionarios. Tras la disolución del imperio austro-húngaro, Guillermo ordenó a sus hombres regresar a Ucrania para luchar por la causa ucraniana. Sin embargo el Presidente de la República de Ucrania Occidental le informó a Guillermo que sus servicios no eran necesarios, y éste se retiró a un monasterio cercano. Luego de jurar lealtad a la República Popular de Ucrania en 1919 fue nombrado Coronel del su ejército y trabajó para el Ministerio de Defensa del país. En protesta por tratado de paz de Petlura con Polonia en 1920, que él consideraba una traición de Ucrania occidental, renunció a su cargo y se marchó a Viena y París. En una entrevista de un periódico vienés en enero de 1921, Guillermo públicamente condenó a Polonia, por los pogromos llevados a cabo en Lvov, indicando que algo así nunca ocurriría en un país civilizado, e indicó que Polonia y los polacos eran una deshonra. Esto causó un distanciamiento permanente entre Guillermo y su padre Esteban. Fundó una organización de veteranos de Ucrania en Viena, en pocas palabras se reconcilió con su anterior rival Pavlo Skoropadskyi, y estableció contacto con los monárquicos. La actitud intransigente hacia Polonia lo hizo popular entre los exiliados ucranianos, y pasó gran parte de 1921 reclutando un ejército para invadir Ucrania. En ese momento, era visto por la inteligencia francesa y polaca como líder incuestionable de los ucranianos y un candidato viable para el trono de Ucrania. Sin embargo sus planes nunca pudieron ser llevados a cabo. Bajo su nombre ucraniano Vasyl Vyshyvani, dejó Austria rumbo a España en 1922, esperando en vano obtener apoyo financiero para su aventura ucraniana por parte de su primo, el Rey Alfonso XIII de España. Cuando todos sus intentos de ganar el poder en Ucrania no produjeron resultados, el Archiduque Guillermo se trasladó a París, donde se dedicó a actividades hedonistas. A mediados de 1930, Guillermo reanudó sus actividades nacionalistas de Ucrania. Aunque en su juventud había sido pro-judío, comenzó a abrazar el antisemitismo y permaneció cerca del partido nazi, dirigido por Alfred Rosenberg, quien abogó por un Estado aliado de Ucrania. Cuando en 1941 se hizo evidente que los nazis no apoyarían la independencia de Ucrania, Guillermo se volvió contra los nazis, siendo espía para los británicos durante la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial. Sus últimos años fueron como espía de los franceses contra la Unión Soviética. En 1947 fue detenido por militares soviéticos en Viena y llevado a prisión de Lukyanivka en Kiev, Ucrania. Durante su encarcelamiento, insistía en hablar en ucraniano durante los interrogarotios. El 12 de agosto de 1948, se tomó la decisión de trasladarlo al oeste de Ucrania con el fin de hacerle cumplir una condena de 25 años de cárcel. Sin embargo el Archiduque Guillermo de Austria, murió el 18 de agosto en Kiev, a causa de una tuberculosis no tratada. Tenía 53 años de edad y nunca se casó.