domingo, 4 de julio de 2010

GRAN DUQUE CARLOS FEDERICO I DE BADEN.


Carlos Federico de Zähringen. Nació el 22 de noviembre de 1728 en Karlsruhe, Badén. Hijo del Príncipe Heredero Federico de Baden-Durlach y de la Princesa Amalia de Nassau-Dietz. Carlos sucedió a su abuelo como Margrave de Badén-Durlach en 1738, gobernando hasta 1771, momento en el cual heredó Baden-Baden. Con la incorporación de éste último Margraviato, las antiguas tierras de Baden fueron reunificadas. El Margrave fue considerado como un buen ejemplo de gobernante absolutista. Apoyó la educación en todos sus niveles, las leyes, la administración pública, la economía, la cultura, y el desarrollo urbano. Se prohibió la tortura corporal en 1767 y la servidumbre en 1783. En 1803 se convirtió en Elector Carlos Federico de Badén, y en 1806 en el primer Gran Duque de Badén. Badén adquirido el Obispado de Constanza, el Obispado de Basilea, el Obispado de Estrasburgo, el Obispado de Espira, Breisgau y Ortenau. En 1806 Badén se unió a la Confederación del Rhin. Carlos Federico fue el responsable de la construcción los mejores edificios clásicos de Karlsruhe. El 28 de enero de 1751 en Darmstadt, Alemania, Carlos Federico se casó con la Princesa Carolina Luisa de Hesse-Darmstadt, hija del Príncipe Luis VIII de Hesse-Darmstadt y de la Condesa Carlota von Hanau-Lichtenberg. De dicho matrimonio nacieron 5 hijos: Luis Carlos; Federico, casado con la Princesa Luisa de Nassau-Usingen; Luis, casado con la Condesa Catalina Werner von Langenstein; hijo nacido y muerto el mismo día; y Luisa. Su esposa murió en 1783. Carlos Federico se casó con la Baronesa Luisa Carolina de Geyer Geyersberg, el 24 de noviembre de 1787 en Karlsruhe, Badén. Luisa era hija del Barón Luis Felipe de Geyersberg Geyer y de la Condesa Cristina Maximiliana de Sponeck. Esta unión fue considerada morganática, por lo que la descendencia no tenía derecho al trono. Luisa se convirtió en la Baronesa de Hochberg al momento de su matrimonio y en la Condesa de Hochberg en 1796, ambos títulos fueron transmitidos a sus hijos. De dicho matrimonio nacieron 5 hijos: Leopoldo, Guillermo, Alejandro Federico, Amalia casada con Carlos II von Fürstenberg, y Maximiliano. Para 1817, los descendientes de Carlos Federico con su primera esposa habían muerto casi todos. Para evitar que Baden fuera heredado por el Rey Maximiliano I de Baviera, el actual Gran Duque Carlos, nieto de Carlos Federico, cambió la ley de sucesión para permitir que los hijos del segundo matrimonio del Gran Duque Carlos Federico pudieran acceder al trono. De este modo, se convirtieron en Príncipes y Princesas de Baden con el tratamiento de Alteza Gran Ducal. Sus derechos de sucesión fueron reforzados cuando Baden concedió una Constitución en 1818, reconocida por Baviera y por las grandes potencias en el Tratado de Fráncfort de 1819. el Gran Duque Carlos Federico de Badén murió el 10 de junio de 1811 en Karlsruhe, Badén, a los 62 años de edad.