martes, 20 de julio de 2010

ARCHIDUQUESA MARIA JOSEFA DE AUSTRIA.


María Josefa de Habsburgo-Lorena. Nació el 19 de marzo de 1751 en el Palacio de Hofburg, Viena, Austria. Hija del Emperador Francisco I del Sacro Imperio Romano-Germánico y de la Emperatriz María Teresa I del Sacro Imperio Romano. La Archiduquesa tenía terror de morir de viruela, luego de la muerte de su hermana mayor, la Archiduquesa María Juana de Austria, acaecida el 23 de diciembre de 1762, con la cual estaba muy unida. Años después padeció la muerte de su padre, Francisco. Sus temores se hicieron realidad el 15 de octubre de 1767 en el Palacio de Schönbrunn, Viena, cuando murió a causa de dicha enfermedad a los 16 años de edad. Su cuerpo fue sepultado en la Cripta Imperial de Viena, Austria. El día de su muerte tenía programado partir hacia los Alpes a fin de contraer matrimonio con el Rey Fernando I de la Dos Sicilias, con quien estaba comprometida. A principios de octubre de 1767, la Archiduquesa recibió como regalo de Fernando, un retrato decorado con diamantes. Sin embargo, la muchacha se oponía fuertemente al compromiso y se volvió cada vez más triste y melancólica. La creencia popular sostiene que ella contrajo la viruela, porque su madre, María Teresa, insistió en que María Josefa fuera a rezar a la tumba de su hermana, la cual estaba mal sellada. El Rey Fernando había sido el prometido de su hermana María Juana, por lo que con María Josefa, había perdido a su segunda prometida. La hermana menor de María Josefa, la Archiduquesa María Carolina de Austria se casó con el Rey de la Dos Sicilias.