viernes, 23 de julio de 2010

ARCHIDUQUESA MARIA ISABEL DE AUSTRIA.


María Isabel de Habsburgo-Lorena. Nació el 13 de agosto de 1743 en Viena, Austria. Hija de María Teresa, Reina de Hungría, Croacia y Bohemia y Francisco I, Emperador del Sacro Imperio Romano. Su nombre se debía a una hermana mayor que había muerto tres años antes de su nacimiento. Era una joven muy atractiva durante su primera juventud, siendo considerada la más bella de las Archiduquesas de Austria. El Rey viudo de Francia, Luis XV de Borbón, consideró casarse con ella. Sin embargo, María Isabel perdió sus posibilidades de convertirse en la Reina de Francia, cuando sufrió de viruela. Si bien salvó su vida, su rostro y cuello quedaron desfigurados. Desde entonces sus posibilidades de contraer matrimonio fueron escasas, por lo que decidió ingresar en un convento, más precisamente en el Imperial y Real Convento Noble de Praga, viviendo allí desde 1781 hasta 1805, cuando el ejército francés de Napoleón Bonaparte la obligó a salir y regresar a Viena. Tal solución resultaba conveniente para las exigencias de la Dinastía, las monjas de alto linaje podían conseguir rápidamente el título de Abadesa y así ayudar a los intereses de sus familias. Normalmente las monjas nobles continuaban con su vida de comodidades y lujos dentro de los muros sacros. Con el tiempo se instaló en Linz, Austria. En la década de 1780 vivió en el Convento junto a su hermana María Ana. En septiembre de 1791 se convirtió en Abadesa del Convento. La Archiduquesa María Isabel de Austria murió el 22 de septiembre de 1808 en Linz, Austria.