domingo, 21 de febrero de 2010

GRAN DUQUE ADOLFO FEDERICO VI DE MECKLEMBURGO-STRELITZ.


Adolfo Federico de Mecklemburgo. Nació el 17 de junio de 1882 en Neustrelitz. Hijo del Gran Duque Adolfo Federico V de Mecklemburgo-Strelitz y de la Princesa Isabel de Anhalt. Cuando joven asistió a una escuela en Dresden, Alemania, y posteriormente estudió derecho en Munich, Alemania, al mismo tiempo que prestaba servicio en el ejército. Adolfo se convirtió en el Príncipe Heredero con el título de Gran Duque de Mecklemburgo-Strelitz tras la muerte de su abuelo el Gran Duque Federico Guillermo I el 30 de mayo de 1904. Se dice que Adolfo Federico y su hermano el Duque Carlos Borwin habían acordado que Adolfo podría dedicar su vida a la pintura, mientras que Carlos se casaría y continuaría la Dinastía. Sin embargo, esto no pudo concretarse ya que Carlos fue asesinado durante un duelo con el Conde Jorge Jametel en 1908. Adolfo Federico heredó el Gran Ducado tras la muerte de su padre el 11 de junio de 1914, pocos meses antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. Adolfo Federico se había casado morganáticamente, por lo que se intentó que se divorciara y entrara en un matrimonio igualitario pero el Gran Duque se negó. El 23 de febrero 1918 en Neustrelitz, el Gran Duque Adolfo Federico VI de Mecklemburgo-Strelitz se suicidó. El suceso dejó a Mecklenburg-Strelitz frente a una crisis sucesoria. Como el miembro superviviente de la línea Strelitz, el Duque Carlos Miguel de Mecklemburgo servía en Rusia y había anunciado que deseaba renunciar a sus derechos al Gran Ducado de Mecklemburgo-Strelitz en 1914. Había también un descendiente morganático de dicha línea, el Duque Carlos Miguel, Conde de Carlow, pero como Carlos Miguel estaba en Rusia, por ello el Gran Duque Federico Francisco IV de Mecklemburgo-Schwerin se convirtió en Regente y se mantuvo como tal hasta el final de las monarquías alemana, cuando el gobierno en Strelitz declaró el fin de la Regencia. En su testamento Adolfo Federico dejó toda su fortuna que se estimaba en 30 millones de marcos al segundo hijo del Gran Duque Federico Francisco IV de Mecklemburgo-Schwerin, el Duque Cristian Luis. Este legado era válido a condición de que se convirtiera en el Gran Duque de Mecklemburgo-Strelitz y estableciera su residencia en Neustrelitz.