jueves, 3 de diciembre de 2009

PRINCESA SOFIA DE NASSAU. REINA CONSORTE DE SUECIA.


Sofía de Nassau-Weilburg. Nació el 09 de julio de 1836 en Wiesbaden-Biebrich, Alemania. Hija menor del Duque Guillermo de Nassau y su segunda esposa, la Princesa Paulina Württemberg. Sofía se casó con el Rey Oscar II de Suecia el 06 de junio de 1857 en el Castillo de Wiesbaden-Biebrich. La nueva Reina de Suecia fue recibida con gran entusiasmo cuando llegó a Suecia en 1857 debido a que el entonces Príncipe Heredero y su consorte no tenía un Heredero varón. Su matrimonio fue el primero de la Casa Real de Suecia en ser llevado a cabo por amor. Aunque dicha unión era muy conveniente, se le permitió a la pareja tomar su propia decisión basado en sus sentimientos, por ello el matrimonio fue considerado como feliz. La pareja vivió una vida tranquila en palats Arvfurstens. Sofía era una mujer respetada y digna, descrita como educada, serena y sensata, pero aburrida, aunque alguien ideal para pedirle consejos. Crió a sus hijos bajo estrictas normas, y fue aclamada por su pueblo cuando decidió que sus hijos asistieran a la escuela pública. Su vida familiar representaba el ideal victoriano, sin embargo su marido le fue infiel varias veces. De su matrimonio con el Rey nacieron cuatro hijos: Gustavo, Oscar, Carlos y Eugenio. Se convirtió en Reina Consorte de Suecia el 12 de mayo de 1873. Como Reina, Sofía era liberal y democrática. Luego de 1866, cuando su casa (Nassau) fue anexada por Prusia, se convirtió en una anglófila. Actuando como asesora de su marido, se sabe que utilizó su influencia política en varias ocasiones. Ella era muy popular en Noruega, donde pasó todos sus veranos entre 1892 y 1904. En 1895, estalló una disputa con Noruega, que deseaba tener embajadas en el exterior. La familia real se reunió con la Reina y con el Emperador Guillermo II de Alemania. El Emperador propuso intervenir militarmente, cosa que Sofía rechazó rotundamente. En 1898, el Primer Ministro amenazó con dimitir y el Rey con abdicar, debido a que los noruegos comenzaron a utilizar su propia bandera. Sofía intervino para calmar los ánimos, llamó al ministro y lo convenció de quedarse. A menudo se dice que su influencia evitó la guerra entre Suecia y Noruega cuando ésta última se independizó en 1905. Apoyó a su hijo Eugenio, quien quería estudiar arte en París, y a su hijo Oscar cuando quiso casarse con una mujer de la nobleza, Ebba Munck. La Reina era profundamente religiosa y muy activa en las obras de caridad, especialmente con la salud y la medicina. Durante sus primeros años como Reina, su marido cometió varias infidelidades. Aunque fue discreto, fue humillada por tales actos, lo que la hizo volver a la religión. En 1884, Sofía fundó la primera escuela para enfermeras tras visitar Londres. En 1887, fundó el Sophiahemmet hospital. La Reina sufría de mala salud y, en 1887, se sometió a una operación de ovariotomía. La cirugía fue considerada un éxito, pero luego tuvo dificultad para caminar y con frecuencia se movilizaba en silla de ruedas. A pesar de ello, continuó montando a caballo. Aunque era muy activa en lo que respecta a sus proyectos sociales y política, casi nunca era vista en meros actos sociales, como bailes y eventos similares. A menudo visitaba el país, así como los balnearios de Noruega, Alemania y Bournemouth, en Gran Bretaña. Sofía disfrutó de una situación similar a la de la Reina Victoria I de Inglaterra. Cuando murió, el 30 de diciembre de 1913 en Estocolmo, Suecia, su nieto dijo: "esta era murió con la abuela."