lunes, 16 de noviembre de 2009

LUIS XIX DE FRANCIA.


Luis Antonio de Borbón. Nació el 06 de agosto de 1775 en Versalles, Francia. Hijo mayor del Rey Carlos X de Francia y de la Princesa María Teresa de Saboya. Luis, Duque de Angulema, y su hermano menor, Carlos Fernando, Duque de Berry, fueron educados en un castillo a pocos kilómetros de Versalles. Tras el estallido de la Revolución Francesa en 1789 los dos jóvenes Príncipes se exiliaron junto con sus padres en Turín, Italia, luego en Alemania y finalmente en Inglaterra. En junio de 1795 su tío fue proclamado como el Rey Luis XVIII de Francia. A principios de 1797 se unió a su hermano y a su tío en el Ducado alemán de Brunswick con la esperanza de alistarse en el ejército austriaco. La derrota de Austria por parte de Francia, les obligó a huir y se refugiaron en Mittau, Curlandia, bajo la protección del Emperador Pablo I de Rusia. En dicho lugar, el 10 de junio de 1799, Luis Antonio se casó con su prima, la Princesa María Teresa de Francia, hija mayor del Rey Luis XVI de Francia y de la Archiduquesa María Antonieta de Austria. Su esposa era el único miembro de la Familia Real prerrevolucionaria en sobrevivir a la Revolución, quien desde su liberación de la prisión del Temple en 1795, había estado viviendo en la corte austriaca. De dicho matrimonio no nacieron hijos. En abril de 1800, el Duque de Angulema tomó el mando de un regimiento de caballería en el ejército bávaro y participó en la batalla de Hohenlinden contra los franceses. A principios de 1801 el Zar Pablo I firmó la paz con Napoleón Bonaparte, y la corte francesa en el exilio, debió huir a Varsovia, Polonia, entonces controlada por Prusia. Los siguientes 10 años Luis, acompañado y aconsejado por su tío el Rey, regresó a Rusia, para entonces el Zar era Alejandro I. Sin embargo, cuando el Emperador de Rusia firmó un tratado con Napoleón, la familia debió huir nuevamente, esta vez hacia Inglaterra en 1807. Allí, en Hartwell House, el Rey Luis XVIII conformó su corte. Dos veces (en 1807 y 1813) el Duque de Angulema trató de regresar a Rusia para unirse a la lucha contra Napoleón, pero se le negó el permiso por parte del Zar. Permaneció en Inglaterra hasta 1814, cuando se embarcó rumbo a Burdeos. Su entrada en la ciudad el 12 de marzo 1814 fue considerada como el comienzo de la restauración borbónica. Allí Luis luchó junto a Wellington para restaurar su primo, el Rey Fernando VII en el trono de España. Como jefe del ejército realista en el sur del valle del río Ródano, Luis fue incapaz de impedir el regreso de Napoleón a París. Por ello se vio obligado a huir a Inglaterra nuevamente, hasta la derrota final de Napoleón en Waterloo. Tras la segunda restauración de Luis XVIII como Rey de Francia, el Duque pudo regresar finalmente a Francia. En 1824 muere el Rey, por tanto el padre de Luis Antonio se convirtió en el Rey Carlos X de Francia y su hijo Luis en el Delfín, o Heredero al trono. Como Heredero apoyó la política de su padre de liberar a Francia de los revolucionarios y de todo su pasado imperial. Además ayudó a formar la expedición del ejército francés, “Los cien mil hijos de San Luis”, que sofocaron la revuelta generada en contra de los Borbones en España en 1823. En julio de 1830, en lo que se conoce como la revolución de julio, masas de enojados manifestantes exigieron la abdicación de Carlos y de sus descendientes, en favor de su primo Luis Felipe, Duque de Orleans, y envió una delegación al Palacio de las Tullerías para exigir su cumplimiento. Cuando Carlos de mala gana, firmó el documento de abdicación, el 02 de agosto de 1830, Luis Antonio y su esposa se convirtieron en Reyes de Francia, a pesar de la brevedad de su reinado efectivo. Se dice que el ahora Rey Luis XIX pasó los siguientes veinte minutos escuchando las súplicas de su esposa para que no firmara. Luego de que él también abdicara, en favor de su sobrino, el Duque de Bordeaux, Enrique V de Francia, pasó a la historia como el Rey que más brevemente reinó en Francia. A partir de ese momento se exilió, siendo conocido en el extranjero como el "Conde de Marnes". Nunca más regresó a Francia. Luis XIX y su esposa viajaron a Edimburgo, Escocia, en noviembre de 1830 y se instalaron en una casa cerca del Palacio de Holyrood, donde se alojaba Carlos X. El Emperador Francisco II de Austria en 1832 ofreció el palacio de Hradschin en Praga, a Carlos X y Luis XIX. La familia real se trasladó a dicho lugar. Sin embargo Francisco II murió en 1835, y su sucesor, Fernando I, le comunicó a la familia real francesa que necesitaba el palacio para su coronación en el verano de 1836. Luis, su esposa y Carlos X se mudaron al castillo de Graffenberg en Gorizia el 21 de octubre 1836. Muchos legitimistas no reconocieron las abdicaciones como válidas, por tanto Carlos X siguió siendo su Rey hasta su muerte en 1836, y su hijo su sucesor como Luis XIX. Luis Antonio murió en Görz, Austria, el 03 de junio de 1844, a los 69 años de edad. Su cuerpo fue sepultado en la cripta de su padre en la iglesia del Monasterio franciscano de Kostanjevica cerca de Gorz, actualmente es la ciudad eslovena de Nova Gorica. A su muerte, su sobrino, el Duque de Bordeaux, que utilizaría en el exilio el título de Conde de Chambord se convirtió en Jefe de la familia real de Francia, también conocido con Enrique V de Francia.