sábado, 15 de agosto de 2009

PRINCESA MARIA LUISA DE BELGICA.


María Luisa de Sajonia-Coburgo y Gotha. Nació el 18 de febrero de 1858 en Bruselas, Bélgica. Hija mayor del Rey Leopoldo II de Bélgica y de la Archiduquesa María Henriette de Austria. María se casó con el Príncipe Felipe de Sajonia-Coburgo y Gotha, el 04 de febrero de 1875 en Bruselas. De dicho matrimonio nacieron dos hijos: Leopoldo, muriendo en 1916 cuando arrojó ácido a una prostituta en su rostro, y María Dorotea. En 1895, Luisa comenzó una relación extramatrimonial con Géza Mattachich, hijastro del Conde Keglevich von Buzin. Mattachich era Teniente en un regimiento croata del ejército austriaco. La pareja se conoció en el Prater de Viena. En enero de 1897 la Princesa tomó una decisión que escandalizó a Europa, dejó su residencia y se fue con su amante, llevándose su hija consigo. Primero viajaron a París, Francia, luego a Cannes y otros lugares del sur de Francia y finalmente por el resto de Europa. Su hijo distanció de María ya que veía que su proceder había arruinado su oportunidad para acceder al trono belga. Su hija también la abandonó aconsejada por su novio, el Duque de Schleswig-Holstein. En 1898, el Príncipe Felipe, esposo de María Luisa, y Mattachich se batieron a duelo en Viena, primero con armas de fuego y luego con espadas, en el que el Príncipe resultó herido. Luisa y Felipe finalmente se divorciaron en Gotha el 15 de enero de 1906, casi ocho años después de que la Princesa comenzara los trámites de divorcio. Alejada tanto de su padre, su esposo y sus hijos, la Princesa Luisa no dejó de realizar gastos extravagantes por lo que su deuda con los proveedores era cada vez más grande. A pesar de ser hija de un Rey muy rico, ella se vio obligada a declararse en quiebra, ya que su familia no la financiaría nuevamente. Posteriormente fue internada en un neurociquiátrico y su amante fue condenado a 4 años de prisión por falsificación. Al quedar libre, ayudó a Luisa a huir del asilo donde estaba recluida. Desde ese momento vivieron juntos en París, hasta la muerte de Mattachich. La Princesa María Luisa de Bélgica se trasladó a una residencia cedida por la Reina Isabel de Bélgica. Se cree que antes de su matrimonio con el Príncipe Felipe de Sajonia Coburgo y Gotha, Luisa fue amante del Príncipe Fernando, futuro esposo de su hermana Estefanía de Bélgica, del Príncipe Heredero de Austria, el Archiduque Rodolfo, y del Archiduque Luís Victor, hermano de Francisco José I de Austria. La Princesa Luisa murió el 01 de marzo de 1924 en Wiesbaden, Alemania. A causa de su huida con su amante y de las posteriores deudas contraídas, muchos de sus familiares y amigos la dejaron sola y sin ayuda.