jueves, 16 de julio de 2009

PRINCESA MARIA DE POLONIA. REINA CONSORTE DE FRANCIA.


María Leszczynska. Nació el 23 de junio de 1703 en Trzebnica, Polonia. Segunda y última hija del Rey Estanislao I Leszczynski, posteriormente Duque de Lorena y de Catalina Opalinska. María nació el año anterior a que su padre fuera nombrado Rey de Polonia por Carlos XII de Suecia, que había invadido el país ese año. Luego de la batalla de Poltava, el Rey debió marchar hacia el exilio. Durante ese período, la familia real recibió el apoyo financiero del Duque de Orleans, y la joven María fue prometida en matrimonio con Luís Enrique, Duque de Borbón, nieto del Rey Luís XIV y Primer Ministro de Francia. Ese mismo año, el joven Rey Luís XV enfermó, y el primer ministro propuso un matrimonio entre la joven Princesa y el Rey, a expensas de su propio matrimonio. El Cardenal Fleury, sucesor del Duque de Borbón como Primer Ministro, quería encontrar para su Rey una novia que no generara a Francia alguna alianza política indeseada y por tanto apoyó el matrimonio. El 04 de septiembre de 1725 en Fontainebleau, Francia, la Princesa María de Polonia se casó con el Rey Luís XV de Francia. Tras su matrimonio, su nombre fue modificado al francés como Marie Leczinska. La joven pareja tuvo un matrimonio feliz y engendraron 10 hijos, la mayoría de los cuales fueron increíblemente leales a su madre: María Duquesa de Parma, Enrietta, María Luisa, Luís Delfín de Francia, Felipe Duque de Anjou, María Adelaida, Victoria, Isabel, un hijo nacido muerto, Teresa y María quien se convirtió en monja. En el último parto casi pierde la vida la Reina por lo que se le advirtió que no volviera a quedar embarazada, pedido que ella respetó. Pero lograr cumplir esa promesa significaba en ese tiempo abstenerse de tener relaciones maritales. Louis XV fue un notorio mujeriego, y fue durante este tiempo que el Rey decidió tomar optar por su amante más famosa, Madame de Pompadour. María era una devota católica romana. Su importante contribución a la vida en Versalles fueron los conciertos del semanario coral polaco. La Reina popularizó la bata a la Polonesa, un estilo de vestimenta que siguió siendo popular hasta el reinado de su nieto, Luís XVI de Francia. Mantenía reuniones con el joven Mozart y con Voltaire. María era conocida por sus buenos modales, su simpatía y su piedad. La esposa de su hijo el Delfín, murió a la edad de 20 años luego de dar a luz a una hija. La Reina, muy apegada a su único hijo varón, lo alentó a casarse con la Duquesa María José de Sajonia, hija del nuevo Rey de Polonia, Federico de Sajonia, convertido en el Rey Augusto III de Polonia. Inicialmente, este asunto causó cierta fricción entre la Reina y su nueva nuera. Sin embargo, pronto superado, al parecer porque la joven Princesa alemana fue una admiradora de la Reina. En honor al padre de la Reina, varios de sus nietos recibieron el nombre de Estanislao. La Princesa María de Polonia, Reina de Francia, murió el 24 de junio de 1768, seis años antes de su marido. Sus hijos y nietos sintieron un profundo y sincero pesar por la muerte de María. Fue la abuela de los últimos tres Reyes borbónicos de Francia: Luís XVI antes de la revolución francesa y, Luís XVIII y Carlos X, tras restauración borbónica en 1814. María fue la Reina consorte de mayor duración en el trono de Francia y la última en morir como tal. Las subsiguientes fueron derrocadas y algunas ejecutadas.