jueves, 30 de julio de 2009

BAUTIZO REAL EN DINAMARCA.


Dinastía de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg. 26/07/2009. Copenhague, Dinamarca. En la iglesia de Møgeltønder de la capital danesa ha tenido lugar el bautizo del Príncipe Enrique Carlos Joaquín Alan de Dinamarca, séptimo en la sucesión al trono danés y quinto nieto de la Reina Margarita II de Dinamarca. Enrique es el tercer hijo del Príncipe Joaquín de Dinamarca, pero el primero con su segunda esposa, María Cavallier. A la iglesia ingresaron primero el pequeño Príncipe y sus padres, luego la Reina Margarita y su esposo el Príncipe Enrique, seguidos por los hermanos del bebé, Nicolás y Félix, juntos con su madre, Alejandra Manley, Condesa de Frederiksberg. La ceremonia, como era de esperar, se llevó a cabo cumpliendo con todos los cánones protocolarios. Los padrinos del niño fueron la Princesa Heredera María, y dos hermanos de María Cavallier, Benjamín y Carlos. En las calles, plazas, y demás lugares públicos de la capital había cientos de banderas y enormes carteles que anunciaban el evento. El acontecimiento fue transmitido por televisión. A la ceremonia religiosa asistieron la familia real danesa al completo y la Reina Ana María de Grecia, hermana de la Reina Margarita, y el Príncipe Nicolás de Grecia, entre otros. Pero más que las presencias se notaron las ausencias. Sorprendió que ningún miembro de otras casas reales asistieran a la ceremonia y en particular de la familia real sueca. Ésta es la segunda vez que se celebra un real bautizo en la pequeña iglesia de Møgeltønder, al sur de la península de Jutlandia. El primero fue el bautizo de su medio hermano Félix, en octubre de 2002. Tras la ceremonia religiosa los 140 invitados asistieron a una recepción-bufé en Schackenborg, residencia de Joaquín y María.