miércoles, 1 de abril de 2009

LUISA MARIA DE FRANCIA Y DE BORBON DOS SICILIAS. REINA DE LOS BELGAS.


Luisa María d’Orleans. Nació el 03 de abril de 1812 en Palermo, Italia. Hija mayor del por entonces futuro Rey de Francia Luís Felipe I d’Orleans y de su esposa María Amalia de las Dos Sicilias. Desde niña tuvo una crianza burguesa, sencilla y religiosa, impartida por su madre y su tía, Luisa d'Orleans. Por parte de su padre era descendiente del famoso Felipe Igualdad, Felipe II de Orleáns, Regente del Rey Luís XV. Por parte de su padre era descendiente de la Emperatriz María Teresa de Austria y de Catalina de Médicis. El 09 de agosto de 1830, a la edad de 18 años, María Luisa d’Orleans se convirtió en Princesa de Francia debido a que su padre se convirtió en el nuevo Rey de los franceses. El 09 de agosto de 1832 en el castillo de Compiegne, Francia, la Princesa María Luisa de Francia contrajo matrimonio con el Rey Leopoldo I de Bélgica. De dicho matrimonio nacieron cuatro hijos: Luís Felipe, el futuro Rey Leopoldo II de Bélgica, Felipe Eugenio (padre de Alberto I de Bélgica) y la futura Emperatriz Carlota de México. Luisa fue una mujer dedicada a sus obligaciones como reina y una madre amorosa. Por naturaleza era muy tímida y sólo cuando su esposo la obligaba, ella era vista en público. Pronto demostró ser muy popular en la corte belga por su famosa generosidad y belleza. La Reina María Luisa de Bélgica murió de tuberculosis el 11 de octubre de 1850 en Ostende, Bélgica. Está sepultada junto a su marido en la Cripta Real de la iglesia de Notre-Dame de Laeken, Bélgica.