lunes, 27 de abril de 2009

LUIS D'ORLEANS-BRAGANZA. PRINCIPE IMPERIAL DE BRASIL Y HEREDERO AL TRONO DE BRASIL.


Luís d’Orleáns-Braganza. Nació el 26 de enero de 1878 en Río de Janeiro, Brasil, Segundo hijo de Gaston d'Orléans, Conde de Eu y de Isabel, Princesa Imperial de Brasil. Como segundo hijo de la Heredera al trono imperial de Brasil, no se esperaba que algún día ascendiera al trono. Desde joven Luís demostró una personalidad fuerte y decidida. Las diferencias entre él y su hermano mayor son bien conocidas. Aunque Pedro era amable y agradable, no le gustaba estudiar y a menudo era torpe, mientras que Luís tenía una gran voluntad, era orgulloso y racional. Pronto mostró interés en la literatura. El Príncipe era muy activo gracias a su espíritu inquieto que demostraría en el campo de la política. Durante el período abolicionista, él y sus hermanos, publicaron un periódico a favor del abolicionismo en el palacio de Petrópolis. El 15 de noviembre de 1889, se produjo un golpe de Estado que derrocó la Monarquía y fundó la República. Luís estuvo durante los primeros días, aislado en Petrópolis, pero debió exiliarse junto con su familia en el extranjero. Como la expulsión se llevó a cabo con rapidez, la familia sólo pudo llevar consigo algunos objetos personales, por tanto su situación económica se vio seriamente comprometida. Ésta, se profundizó cuando el Rey Pedro II se negó a aceptar la pensión ofrecida por el nuevo gobierno republicano. No tuvieron otra opción que aceptar la ayuda de unos pocos amigos y del padre de Gastón. En 1890, la familia se instaló a las afueras de Versalles, Francia. Tras la muerte de Pedro II en 1891, grupos monárquicos hicieron varios esfuerzos para restaurar la Monarquía en Brasil. Sin embargo, ningún miembro de la familia imperial los apoyó moral y económicamente. Luís y sus hermanos recibieron formación educativa en la academia militar de Viena, Austria. En 1896 Pedro conoció a una joven mujer llamada Isabel de Dobrzenicz, de quien se enamoró. Por otro lado Luís era muy ambicioso y un verdadero activista, visto por sus padres como el único miembro de la familia imperial, capaz de ayudar al movimiento monárquico en Brasil. Estando en Europa, viajó a Sudáfrica, Asia central y a la India. Sus expediciones finalizaron en 1907, año en el cual llevó a cabo un ambicioso proyecto que consistía en desafiar el decreto de destierro de la familia imperial y desembarcar en Río de Janeiro. Su repentina llegada produjo alboroto en la antigua capital imperial. Sin embargo se le impidió desembarcar y debió regresar a Europa. Pedro decidió casarse con su enamorada, Isabel de Dobrzenicz. Sin embargo su madre no podía permitir dicho matrimonio debido a que la novia pertenecía a la nobleza de menor categoría. Pedro debió renunciar a su condición de Príncipe Heredero, firmando dicha Acta el 30 de octubre de 1908. Desde entonces Luís se convirtió en el Heredero de su madre. El 04 de noviembre de 1908 en Cannes, Francia, El Príncipe Luís de Brasil se casó con la Princesa María Pía de Borbón-Dos Sicilias. De dicho matrimonio nacieron tres hijos: Pedro, Gastón y María. Con la renuncia al trono de su hermano, Luís finalmente pudo colaborar eficazmente con el movimiento monárquico brasileño, asumiendo el liderazgo en la campaña de restauración. Sus esfuerzos para revertir el daño causado por la inactividad de la Familia Imperial dieron frutos, llegando a publicar en 1909 un manifiesto en Brasil con la intención de reavivar el sentimiento monárquico. Sus esfuerzos por restaurar la Monarquía en Brasil se notaron hasta el año de su muerte. La visión progresista de Luís provocó que lo acusaran de socialista y radical, cuando, en realidad, su intención era justamente evitar el socialismo, el comunismo o el anarquismo. Con inicio de la Primera Guerra Mundial en agosto de 1914 y la invasión de Francia por Alemania, Luís pudo demostrar una vez más su idealismo y activismo, ya que se enroló en el ejército británico. Luchó en las trincheras de Flandes en 1915, donde contrajo un severo reumatismo que lo debilitó al punto de impedirle caminar. Como consecuencia de su accionar durante la guerra y su valentía, el Príncipe recibió varias condecoraciones: del Rey Alberto I de Bélgica, del gobierno de Francia y de Gran Bretaña. Su enfermedad resistió todos los tratamientos médicos y su salud se deterioró progresivamente. Luís, Príncipe Imperial de Brasil, murió el 26 de marzo de 1920 en Cannes, Francia, a la edad de 42 años.