martes, 7 de abril de 2009

LA CASA REAL DE BADEN VENDE EL CASTILLO DE SALEM.


Dinastía de los Zähringen. La Casa Real de Badén firmó hoy un acuerdo para la venta del histórico castillo y monasterio de Salem, ubicado al suroeste de Alemania, del siglo XII al estado federado de Badén-Württemberg por 58 millones de euros. "Con ello se asegurará el permanente acceso público al castillo de Salem y se preservarán los valiosos tesoros artísticos de Badén para el bien común", indicó el ministerio de Ciencia y Patrimonio Cultural de Badén-Württemberg. Con el acuerdo, suscrito por el Ministro regional de Ciencia, Peter Frankenberg y el Príncipe Bernhard de Baden se pone fin a una disputa de 90 años sobre las condiciones de propiedad de los bienes culturales de la Casa Real. "La paz jurídica que desde hoy reina une al Estado y a la Casa de Badén como vecinos en Salem", afirmó el Príncipe Bernhard, albacea de la propiedad. Según aseguró, la venta no implica que el complejo histórico vaya a perder su "carácter o su impronta", aunque "por el bien del futuro" del castillo haya sido necesario renunciar a "una parte de su pasado". Los terrenos del Castillo de Salem, que ocupan una superficie de 25 hectáreas, incluyen un monasterio cisterciense del siglo XII y la tercera catedral en tamaño de Badén-Württemberg, por detrás de las de Ulm y Friburgo. En las instalaciones del complejo histórico viven y trabajan unas 500 personas, incluidos los alumnos del internado de elite Castillo de Salem, una escuela privada fundada en 1920 y en la que han estudiado, entre otros, la Reina Sofía y el Príncipe de Edimburgo. Sólo una pequeña parte de las instalaciones del castillo se utilizan y están arrendadas a 37 inquilinos, entre ellos entidades oficiales, talleres artísticos y establecimientos de restauración. El jefe de la Casa de Badén, Max Margrave de Badén, de 75 años, vive en el ala sur del palacio junto a su esposa Valeria, Archiduquesa de Austria. La propiedad es además sede de distintos museos y ofrece visitas guiadas al monasterio, la biblioteca, la iglesia y parte del castillo, además de organizar actividades culturales, infantiles y conciertos. El castillo de Salem, uno de los principales atractivos turísticos del lago Constanza, recibe cada año 130.000 visitantes y el Gobierno regional de Badén-Württemberg estima que destinará 47 millones de euros a la renovación del conjunto en los próximos 25 años.