jueves, 30 de abril de 2009

EL TRADICIONAL DÍA DE LA REINA DE HOLANDA TERMINA EN DRAMA.


30 ABRIL 2009. Como todos los años los holandeses pensaban celebrar el Día de la Reina por todo lo alto. Esta fecha conmemora el nacimiento de la Reina Juliana. Pese a que la costumbre prescribe que la jornada festiva se celebre el día de cumpleaños del Rey o Reina en ejercicio, la Reina Beatriz decidió mantener el 30 de abril -fecha del nacimiento de su madre- como homenaje a su precedesora, una de las Soberanas más queridas y respetadas por sus súbditos. Cada año la Familia Real holandesa se desplaza a alguna ciudad de Holanda para celebrar con los lugareños la fiesta. Este año la ciudad elegida fue Apeldoorn que, como no podía ser de otro modo reaccionó de forma entusiasta. El Ayuntamiento ha estimado que unas 200.000 personas se congregaban en las calles esta mañana para dar la bienvenida a los Orange. Pero lo que iba a ser una jornada de diversión y homenaje a la Reina Beatriz se ha convertido en un auténtico drama. Instantes después de que el autobús descubierto que transportaba a los miembros de la Familia Real -que se dirigian al Palacio Het Loo mientras saludaban a los muchos espectadores que se agolpaban detrás de las vallas de seguridad- pasara por la avenida Loolaan un coche a gran velocidad ha hecho aparición arrollando al menos 8 personas para terminar empotrado contra un monumento. Los miembros de la Familia Real holandesa llegaron a ver el grave accidente desde el autobús y reaccionaron con conmoción. Un testigo ocular ha narrado los hechos: "El coche apareció de la nada y se llevó por delante a unas 10 o 15 personas. Estaba todo lleno de sangre y había equipos médicos reanimando gente. Ha sido horrible". La Reina Beatriz ha dado un mensaje por televisión en el que ha dicho lo siguiente: "Lo que comenzó como un precioso día ha terminado como un terrible drama, que nos ha conmocinado a todos profundamente. Las personas que lo han vivido in situ, los que lo han visto a través de la televisión, todos estamos desconcertados e incrédulos ante lo acontecido". "Es inconcebible que un hecho tan horrible haya podido suceder. Mi familia y yo misma pensamos en este momento en nuestra nación, y estamos al lado de las víctimas, de sus familias, de sus amigos, y de todos aquellos que han sido afectados por este incidente", concluía la soberana. Han resultado cuatro muertos, cinco heridos graves y ocho heridos leves del grave accidente presenciado por los Orange. El conductor del coche, que está ingresado en un hospital, es un holandés de 38 años sin antecedentes penales o psiquiátricos. Actuó con premeditación, pero no se sabe si su objetivo era atentar contra la Familia Real. En el coche no había explosivos. La vivienda del sospechoso está siendo registrada, pero no hay razones para pensar que se tratara de un ataque terrorista de un grupo organizado. El Servicio de Información del Estado ha comunicado que el resto del programa del Día de la Reina queda suspendido y ha hecho público que la Reina y los demás miembros de la Casa Real se encuentran "totalmente conmocionados" por el incidente en Apeldoorn y que muestra "su total solidaridad con las víctimas y sus familias".