miércoles, 25 de marzo de 2009

PRINCESA VICTORIA EUGENIA DE BATTENBERG. REINA DE ESPAÑA.


Victoria Eugenia de Battenberg. Nació el 24 de octubre de 1887 en Balmoral, Escocia, Reino Unido. Hija de Enrique de Battenberg y de la Princesa Beatriz de Inglaterra, hija menor de la Reina Victoria I. Familiarmente se la conocía como Ena. Creció en la Corte inglesa debido a que su abuela había puesto como condición para el matrimonio, que la pareja permaneciera en Inglaterra. Pasó su infancia en el castillo de Windsor, Balmoral y en Osborne House en la Isla de Wight. Su padre murió en 1896 tras contraer malaria en África. Luego de la muerte de la Reina Victoria en 1901, los Battenberg fijaron su residencia en el Palacio de Kensington en Londres. En 1905, la Princesa asistió a una fiesta organizada por su tío, el Rey Eduardo VII dada en honor a Alfonso XIII de España. El Monarca español comenzó a cortejar a la joven a pesar de la oposición existente ante un posible matrimonio. La Reina María Cristina, madre de Alfonso XIII, no era partidaria de esta unión dados los oscuros orígenes de la línea Battenberg, además Victoria Eugenia ostentaba únicamente el título de Alteza Serenísima, lo que la Reina María Cristina consideraba de rango inferior. Por otra parte, los antecedentes de hemofilia provenientes de la rama de la familia de su abuela (Reina Victoria) tampoco agradaban a Su Majestad Real. A pesar de todo, el 09 de marzo de 1906, la Casa Real española anunció el compromiso matrimonial entre el Rey Alfonso XIII y la Princesa Victoria Eugenia. La noticia preocupó a muchos españoles ya que la novia era protestante y no tenía suficiente categoría. La Princesa evitó el primer obstáculo al convertirse al catolicismo. Fue rebautizada en el Obispado Católico de Nottingham y en la iglesia de San Sebastián de Madrid dos días antes de su boda. Su tío, el Rey Eduardo VII, eliminó el segundo obstáculo al darle el rango de Alteza Real el 03 de abril de 1906. El matrimonio tuvo lugar en la iglesia de San Jerónimo el 31 de mayo de 1906, y la Reina lució por primera vez la Diadema de las lises. Tras la ceremonia, el cortejo nupcial que se dirigía de regreso al Palacio Real sufrió un atentado perpetrado por Mateo Morral que lanzó una bomba desde un balcón hacia la carroza real. La Reina Victoria Eugenia salvó la vida porque, en el momento justo de la explosión, giró su cabeza para poder contemplar la iglesia de Santa María, aunque si vestido quedo manchado con la sangre de los heridos. De dicho matrimonio nacieron siete hijos: Alfonso, Heredero al trono; Jaime, Beatriz, Cristina, Juan y Gonzalo. Con los nacimientos apareció el problema tan temido por su suegra, la hemofilia. Tanto el Heredero Alfonso como su hermano más joven Gonzalo, padecieron de la enfermedad. Victoria se sentía culpable y afligida por pasarles la enfermedad a sus hijos y, tanto su marido como toda la Corte española, se encargaron de hacerle notar su responsabilidad. Afortunadamente dos de sus otros hijos varones estaban libres del flagelo. Con el último nacimiento, donde también la hemofilia estuvo presente, la relación entre la Reina y su esposo se fue deteriorando. Alfonso tuvo numerosos romances, incluyendo uno con la prima de su esposa. El 14 de abril de 1931 se proclamó la Segunda República española. La familia real fue obligada a exiliarse, trasladándose primero a Francia y más tarde a Italia. La pareja real terminó separándose y Victoria Eugenia regresó a Gran Bretaña. En 1939, tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial, la Reina fue invitada a abandonar el Reino Unido y dejó de pertenecer a la familia real británica. Se trasladó a Italia, donde permaneció hasta que Adolfo Hitler la obligó a marcharse acusándola de ser una espía inglesa. Se radicó definitivamente en Lausana, Suiza fijando como residencia el palacete Vielle Fontaine. En 1940 toda la familia se reunió en Roma, Italia, para el bautizmo del primer hijo del Infante Don Juan de Borbón, Juán Carlos, actual Rey de España, donde auspició de madrina junto con el cardenal Pacelli, futuro Papa Pío XII. El 15 de enero de 1941, Alfonso XIII, presintiendo que su muerte estaba cercana transfirió sus derechos a la corona española a su hijo Juan. Alfonso XIII murió el 28 de febrero de 1941. Victoria Eugenia regresó momentáneamente a España en febrero de 1968, tras 37 años de exilio, para ser madrina en el bautizo de su bisnieto, Felipe de Borbón, hijo de Juán Carlos de Borbón y de la Princesa Sofía de Grecia y Dinamarca. La Reina Victoria Eugenia de España murió en Lausana el 15 de abril de 1969. Fue sepultada en la capilla del Sagrado Corazón de Lausana, Suiza. El 25 de abril de 1985, la Casa Real trasladó sus restos a España que reposan en el Monasterio de El Escorial cerca de los de su esposo Alfonso XIII y los de sus hijos Alfonso, Jaime y Gonzalo.