viernes, 14 de noviembre de 2008

FLORESTAN I DE MONACO.


Florestan Grimaldi. Nació el 10 de octubre de 1785 en París, Francia. Octavo Príncipe Soberano de Mónaco y octavo Duque de Valentinois. Segundo hijo del Príncipe Honorato IV de Mónaco y de Luisa d'Aumont Mazarin. Florestan subió al trono el 02 de octubre de 1841, sucediendo a su hermano mayor Honorato V de Mónaco. El Príncipe nunca estuvo preparado para asumir el cargo de Soberano de Mónaco, por lo que el verdadero poder durante su reinado estuvo en manos de su esposa, Carolina Gubert de Lametz, una actriz de profesión, con quién se casó el 27 de noviembre de 1816 en Commercy, Francia. De dicho matrimonio nacieron dos hijos: Carlos, Heredero al Trono y Florestine. La Princesa fue capaz de aliviar la difícil situación económica por la que atravesaba Mónaco como protectorado del Reino de Cerdeña. La pareja real también concedió derechos democráticos a sus súbditos a través de dos Constituciones, pero éstas fueron rechazadas por la población de Menton, población italiana situada junto al Principado. Tras los fracasos, la pareja entregó el poder a su hijo, el Príncipe Carlos III de Mónaco, sin embargo el traspaso llegó tarde y las ciudades de Menton y Roquebrune se declararon independientes. Ambas ciudades creyeron que serían anexadas a Cerdeña, lo cual nunca ocurrió. Por tanto permanecieron en un estado de expectativa política hasta que finalmente fueron anexadas por Francia en 1861, bajo el reinado de Carlos III. A pesar de las buenas intenciones del Príncipe Florestan I de Mónaco, cuando éste murió, el 20 de junio de 1856, en Paría, Francia, Mónaco era un país dividido con pocas perspectivas de prosperidad financiera.