lunes, 11 de agosto de 2008

GERALDINE APPONYI DE NAGY-APPONY - REINA DE ALBANIA


Condesa Geraldine Apponyi de Nagy-Appony. Nació el 06 de agosto de 1915 en Budapest, Hungría. Hija del Conde Gyula Apponyi de Nagy-Apponyi y de Gladys Steuart. Por parte de su madre americana, Geraldine estaba emparentada con el Presidente de Estados Unidos, Richard Nixon y con el poeta Roberto Frost. Cuando el Imperio de Austria-Hungría colapsó en 1918, la Familia Apponyi trasladó su residencia a Suiza. En 1921 regresaron al relativamente estable Reino de Hungría. Sin embargo, cuando el padre de Geraldine murió, su madre decidió trasladarse con sus tres hijos al sur de Francia. Cuando la Condesa de Nagy-Apponyi decidió casarse con un oficial francés, sus parientes políticos húngaros insistieron en que los niños fueran devueltos a Hungría para su educación. Los enviaron al internado del Corazón Sagrado en Pressbaum, cercano a Viena, Austria. La fortuna familiar paulatinamente se fue acabando, por lo que Geraldine debió trabajar en la tienda de regalos del Museo Nacional de Budapest, donde su tío era el director. En diciembre de 1937, Geraldine fue presentada al Rey Zog I de Albania. El encuentro fue organizado por las hermanas del Monarca, cuya misión era encontrarle una esposa adecuada. En su viaje a Albania, Geraldine se comprometió con Zog I, 20 años mayor que ella. Conocida como "la Rosa Blanca de Hungría", fue elevada al Status Real de Princesa de Albania antes de su boda. El 27 de abril de 1938, en Tirana, Albania, Geraldine se casó con el Rey de los albaneses. De dicho matrimonio nació un hijo: Leka Zogu, Heredero al trono. El reinado de Zog fue interrumpido por la invasión de Albania por parte del Reino de Italia en abril de 1939, sólo tres días después del nacimiento del Heredero. La familia al completo debió huir en automóvil hasta Grecia. A partir de 1939, la Familia Real vivió en Grecia, Turquía, Reino Unido, Egipto, Estados Unidos y Francia. El Rey Zog murió en Francia, en 1961 y su hijo, el Príncipe Leka, fue proclamado Rey. Leka convenció a su madre de aceptar el asilo ofrecido por el General Franco y ambos se trasladaron a España. Posteriormente vivieron en Rhodesia y luego en Sudáfrica. A partir de 1961, cuando su hijo fue proclamado Rey de los albaneses por el gobierno monárquico en el exilio, ella prefirió ser conocida como la Reina Madre de Albania. Era una mujer muy inteligente, hablaba siete idiomas y seguía todos los acontecimientos en Albania desde su exilio. En junio de 2002, Geraldine volvió a Albania desde Sudáfrica para vivir en Tirana, luego de que las leyes fueran cambiadas para permitir su regreso. La Reina Geraldine de Albania murió a la edad de 87 años en un hospital militar de Tirana, Albania, el 22 de cotubre de 2002 a causa de un ataque cardíaco. Fue sepultada con todos los honores militares en el cementerio público de Sharra, Albania, dentro del panteón de los personajes más importantes del país. Su nieto, el Príncipe Leka de Albania póstumamente aceptó una medalla del gobierno albanés en agradecimiento por los esfuerzos caritativos de parte su abuela.