martes, 5 de agosto de 2008

ELIZAVETA ROMANOVNA VORONTSOVA.


Elizaveta Romanovna Vorontsova. Nació el 13 de agosto de 1739. Eran miembro de la poderosa familia Vorontsov quienes alcanzaron su máxima influencia en la Corte rusa durante el reinado de la Emperatriz Isabel I Petrovna, cuando su tío, Mihail Vorontsov sirvió como Canciller Imperial. Su padre, el General Roman Vorontsov, fue Gobernador de las provincias de Vladimir, Penza, Tambov, y Kostroma. Tras la muerte de su madre en 1750, Elizaveta fue llevada a la Corte Imperial en Oranienbaum para servir como dama de compañía de la esposa del Gran Príncipe Pedro, la Gran Princesa Catalina Alexeevna. Era una persona haragana y de malos modales, y se la comparaba con las personas más ignorantes y humildes del Imperio. La propia Catalina la catalogaba de fea y sucia. Pedro, sin embargo, se encariñó con ella y la tomó como su amante. La Gran Princesa la llamaba la nueva Señora Pompadour. Cuando Pedro se convirtió en Emperador de Rusia, en enero de 1762, Elizaveta recibió la Orden de Santa Catalina y mandó a acondicionar varios cuartos para ella en el recién construido Palacio de Invierno. Ella acompañó a Pedro en todas sus excursiones y aventuras, a tal punto que los embajadores extranjeros sospechaban que el Emperador tenía intenciones de desterrar a su esposa a un convento a fin de casarse con Vorontsova. En julio de 1762, Catalina destrona a su esposo con la ayuda del ejército y de la hermana de Elizaveta, la Princesa Catalina Dashkova. Aunque Vorontsova quiso seguir la suerte de su amante en el exilio en Holstein, el asesinato de Pedro acabo con dicha ilusión. La Emperatriz Catalina II Alexeevna arregló un matrimonio entre su rival y un Coronel empobrecido del ejército ruso, retirándolos al campo. Allí Vorontsova vivió el resto de sus días con amargura y luchando con su frágil salud, mientras sus hermanos Alejandro y Simeón hicieron espectaculares carreras en el servicio diplomático. Murió el 02 de febrero de 1792.