jueves, 15 de mayo de 2008

GRAN DUQUESA LEONIDA GEORGEVNA DE RUSIA.


Leonida Georgevna Bagration-Muhranski. Princesa de Georgia y Gran Duquesa de Rusia. De jure Emperatriz viuda de Rusia. Nació el 23 de septiembre de 1914 en Tiflis, Georgia. Hija del Príncipe Gueorgui Bagration-Muhranski y de Elena Zlotnicky. Leonida desciende de una de las Dinastías más antiguas de Europa, cuya genealogía llega hasta el Rey bíblico David. En 1783, se firmó un tratado por medio del cuál, el Reino de Georgia, conservando su autonomía y su antigua Monarquía, quedaba bajo la protección del Imperio de Rusia. En 1801 murió el Zar Gueorgui XII de Georgia, y Alejandro I de Rusia, violando el tratado, anexó el Reino en forma definitiva y la Dinastía de los Bagration perdió el Trono. En 1921, tras la derrota de los mencheviques, por los bolcheviques, la familia real escapó al extranjero, pero en 1923 la nostalgia los hizo regresar. A su regreso el gobierno les devolvió la casa familiar, pero pronto comenzaron las opresiones y arrestos. Por tanto Leonida y su familia, debieron salir nuevamente del país. El 06 de noviembre de 1934 en Niza, Francia, la Princesa Leonida se casó con Samuel Kirbi. De dicho matrimonio nació una hija: Helena. La pareja se divorció en 1937. Cuando estalla la segunda guerra mundial, Leonida escapa a España con la ayuda de unos amigos. En 1947 la Princesa conoce al Gran Príncipe Vladimir de Rusia. La pareja se casó el 13 de agosto de 1948 en Lausana, Suiza. De dicho matrimonio nació una hija: María, Heredera de su padre. Durante su vida como Gran Duquesa de Rusia, Leonida acompañó a su esposo en su tarea de ayudar a su pueblo en la medida de sus posibilidades. Al igual que la Emperatriz Alejandra Feodorovna, ella debió soportar las calumnias y lo ataques de los enemigos de la Rusia histórica, pero nunca se desanimó ni rindió. Por primera vez, luego de su huida en 1923, la Gran Duquesa ha visitado Rusia junto con el Gran Príncipe en noviembre de 1991. Desde entonces ha viajado más de 30 veces a su patria. El 21 de abril de 1992, en Miami, Estados Unidos, murió su esposo Vladimir Kirillovich. Desde entonces se la conoce como la Emperatriz viuda de Rusia. La muerte de su esposo fue un golpe terrible para ella, sin embargo no ha perdido su cordialidad, dulzura y sus fuerzas a la hora de ayudar a su Patria. Para ello ha realizado una serie de acciones benéficas y ha apoyado a miles de personas desamparadas tales como huérfanos, inválidos y ancianos. También fomenta el arte ruso. En 1994, gracias a sus esfuerzos, se procedió al traslado de los restos de sus padres, al panteón de los Zares georgianos en Tiflis, Georgia. Del mismo modo en 1995, logró el traslado de los restos de sus suegros, el Emperador Kirill I Vladimirovich y la Emperatriz Victoria Feodorovna, desde Coburgo, Alemania, a la Catedral de la Fortaleza de Pedro y Pablo en San Petersburgo, Rusia. La Gran Duquesa Leonida Georgevna, en la actualidad ayuda a su hija, la Gran Princesa María Vladimirovna de Rusia a cumplir sus deberes como Jefa de la Dinastía de los Romanov. Su religiosidad, simpleza, delicadeza e inteligencia le han hecho ganar el corazón de todos, incluyendo Reyes, Presidentes, obreros y campesinos. Para sus compatriotas ella será siempre la reencarnación ideal de la Emperatriz de Rusia, compañera de lucha y sostén del Emperador, cuyo pueblo llama cariñosamente como “Madre”. El matrimonio de Valdimir con Leonida ha generado controversias entre los descendientes de los Romanov, debido a que se discute si ella tiene o no igualdad de rango con el resto de Casa Reales europeas. Sin embargo este tema quedó resuelto antes de dicho matrimonio. En 1946 el Gran Príncipe Vladimir III Kiríllovich recibió una carta del Infante Fernando de España. Su hija Меrcedes quería contraer matrimonio con el Príncipe Irakli de Georgia, hermano de la Princesa Leonida. Por tanto Fernando quería saber si dicho matrimonio tendría igualdad de rango o no según la Casa Real de Georgia fuera o no reconocida como de dignidad zarista. Por el Acta del 05 de diciembre de 1946, Vladimir reconoció que los miembros de la Dinastía de los Bagration de Georgia tenían igualdad de rango que el resto de las casas reales de Europa. De este modo se subsanaba la violación realizada por el Emperador Alejandro I de Rusia en 1801. De lo anterior queda claro que el matrimonio de Vladimir y Leonida es entre pares y por ello sus descendientes, en este caso la Gran Duquesa María Vladimirovna, conserva sus derechos al Trono de todas las Rusias.