miércoles, 16 de enero de 2008

MIGUEL I. EL ULTIMO REY DE RUMANIA.


Miguel de Hohenzollern-Sigmaringen. Nació en el castillo Foisor, en Sinaia, Rumania, el 25 de octubre de 1921. Era hijo del Príncipe Heredero Carlos de Rumania y de la Princesa Elena de Grecia. Cuando Carlos se fugó con su amante, Elena Lupescu, y renunció a sus derechos al trono en diciembre de 1925, Miguel fue nombrado Heredero de su abuelo, el Rey Fernando I de Rumania. En julio de 1927, tras la muerte del Rey, Miguel se convierte en el nuevo Rey de Rumania. En 1930, Carlos regresó repentinamente al país y fue proclamado Rey por el Parlamento, como el Rey Carlos II de Rumania, designando a Miguel como Príncipe Heredero. En septiembre de 1940, un golpe de estado derrocó a Carlos y Miguel volvió a subir al trono, sin jurar la Constitución y sin el voto del Parlamento. Sin embargo fue coronado y ungido por el Patriarca Ortodoxo de Rumania, como el Rey Miguel I de Rumania. Así, su segundo reinado fue bajo un régimen absolutista. En 1944, la Segunda Guerra Mundial estaba resultado adversa para el Eje, pero el dictador militar Antonescu controlaba aún el gobierno de Rumania. El 23 de agosto de 1944, Miguel se unió con otros políticos a favor de los aliados para organizar un golpe de estado contra Antonescu, y derrocó. Desde entonces el país le declaró la guerra a Alemania. Aunque la intención del Rey fue evitar a los soviéticos, rindiéndose a los aliados occidentales, los rusos ocuparon el territorio. En el marzo de 1945, las presiones políticas obligaron a Miguel a designar un gobierno favorable a los soviéticos. El Rey trató sin éxito de oponerse al primer gobierno comunista rechazando firmar sus decretos. En noviembre de 1947 Miguel viajó a Londres a la boda de la futura Reina Isabel II de Inglaterra, donde conoció a la Princesa Ana de Borbón-Parma, su futura esposa. El 30 de diciembre del mismo año, Miguel I de Rumania abdicó al trono. Ese mismo día los comunistas anunciaron la abolición de la Monarquía y la creación de la República. El 3 de enero de 1948, el Rey fue obligado a dejar el país. En junio de 1948, Miguel se casó con la Princesa Ana de Borbón-Parma, en Atenas, Grecia. La pareja vivió primeramente en Gran Bretaña y más tarde se instalaron en Suiza. Las autoridades rumanas lo despojaron de su ciudadanía rumana en 1948. En Suiza se convirtió en piloto comercial y trabajó para una compañía de equipos de avión. El matrimonio tuvo cinco hijas: Margarita, Elena, Irina, Sofía y María. En 1992, tres años después de la revolución que derrocó la dictadura comunista, el gobierno rumano permitió a Miguel volver a su país para las celebraciones de la Pascua, donde reunió grandes muchedumbres. La popularidad de Miguel alarmó al gobierno del presidente Iliescu, por lo que se le prohibió regresar al país durante cinco años más. En 1997, cuando Constantinescu asumió el gobierno, se le restauró la ciudadanía y otra vez pudo volver a su país. Actualmente divide su residencia entre Suiza y Rumania, donde le fueron devueltos propiedades y castillos. El 30 de diciembre de 2007, en el 60 aniversario de su abdicación, Miguel firmó “Las Leyes Fundamentales de la Familia Real de Rumania, por medio de las cuales designó a la Princesa Margarita como la heredera del trono de Rumania.