domingo, 27 de enero de 2008

LUIS III. EL ULTIMO DUQUE DE BAVIERA.


Luís de Wittelsbach. Nació el 07 de enero de 1845 en Munich, Alemania. Era hijo del Príncipe Leopoldo de Baviera y de la Archiduquesa Augusta de Austria-Toscana. A los diez años de edad, su familia se trasladó al Palacio de Leuchtenberg. En 1861 Luís comenzó una carrera militar y al año siguiente entró en la Universidad de Munich donde estudió leyes y economía. En junio de 1867 visitó Viena para asistir al entierro de su prima, la Archiduquesa Matilde de Austria. En esa misma ocasión conoció a su futura esposa, María Teresa, Archiduquesa de Austria-Este. El 20 de febrero de 1868, en Viena, Luís y María Teresa se casaron. Por su matrimonio, Luís se hizo un hombre acaudalado, ya que María había heredado grandes propiedades de su padre, tales como el estado de Sárvár en Hungría y el estado de Eiwanowitz en Moravia. Los ingresos de estos estados le permitieron comprar un estado en Leutstetten, Baviera. Aunque la pareja mantuvo su residencia oficial en Munich, en el Palacio de Leuchtenberg, vivieron sobre todo en Leutstetten. Su matrimonio fue muy feliz y fiel, del cual nacieron trece hijos: entre ellos Ruperto, Príncipe Heredero. Durante su vida, Luís se interesó en la agricultura y a partir de 1868 fue el presidente Honorario del Comité Central de la Sociedad Agrícola bávara. El 12 de diciembre de 1912, su padre Leopoldo murió. Como el Rey Otto, sobrino de Leopoldo, había sido declarado mentalmente incapaz, el padre de Luís había sido nombrado Regente. Con la muerte de Leopoldo, Luís se convirtió automáticamente en el Regente de Baviera. Casi inmediatamente, la prensa y otros grupos sociales pidieron que Luís fuera nombrado Rey de Baviera en vez de Regente de su primo, el Príncipe Otto. La Legislatura bávara aprobó la reforma de la Constitución, el Rey Otto fue depuesto y Luís nombrado Rey bajo el nombre de Luís III de Baviera. El corto reinado de Luís fue conservador. Acusado de mostrar lealtad a Prusia, Luís se hizo cada vez más impopular durante la primera guerra mundial. Cuando la guerra llegó a su final, la revolución alemana estalló en Baviera. El 7 de noviembre de 1918 Luís huyó del Palacio de Munich con su familia. Fue el primer Monarca del Imperio alemán en ser depuesto. El 13 de noviembre firmó un documento que liberaba tanto a oficiales civiles como militares de sus juramentos, el recién formado gobierno republicano interpretó este como una abdicación. En febrero de 1919 Luís huyó a Austria, más tarde a Liechtenstein y por último a Suiza. Volvió a Baviera en abril de 1920 y vivió en el Castillo de Wildenwart. Permaneciendo hasta septiembre de 1921 cuando viajó a Sárvár en Hungría. Allí murió el 18 de octubre de 1921. El 5 de noviembre el cuerpo de Luís fue devuelto a Munich juntos con la de su esposa (quién había muerto en el febrero de 1919). Se les realizó un funeral de Estado y sepultados en la cripta de la catedral. Actualmente el Heredero al trono es Francisco de Wittelsbach, Duque de Baviera.